Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guerra Civil recluta público

Un grupo de veinticinco personas participó en la detallada y precisa visita guiada que ofreció Artemio Mortera en el Museo Etnográfico

Público asistente a la visita guiada. S. ARIAS

"Son los restos de tres proyectiles de la batería de artillería que habitualmente disparaba sobre Grado desde La Tejera con cañones rusos, la novena brigada del ejército republicano tenía cañones de 87 milímetros que tenían alcance sobre Grado". El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Arquitectura Militar en Asturias (ARAMA), Artemio Mortera, realizó una magistral visita guiada por la colección de la Guerra Civil en el Museo Etnográfico de Grado que pocas dudas pudo dejar a los 25 asistentes. Las detalladas explicaciones y el profundo conocimiento de la historia de la contienda en nuestra región fueron el alma del recorrido.

"También tenemos la puerta de un blindado que quedó destruído en Cuanxú, Grado, y el baste de artillería de montaña a lomo", precisó. Mortera, uno de los impulsores de la colección, junto al grupo de recreación histórica "Frente del Nalón" y la concejalía de Cultura moscona, abordó la visita con una breve introducción sobre la Guerra Civil y una explicación de cómo surgió y se desarrolló la muestra "a raíz de la apertura de la ruta de las fortificaciones en Grado", en el anterior mandato.

En cuanto a la parte expositiva dedicada al municipio, el presidente de ARAMA destacó también cascos, bayonetas y espoletas de artellería. Todas halladas en Grado. Acto seguido, condujo al público a la zona dedicada a las fortificaciones, sobre todo empleadas por la República y no tanto por los nacionales, en su estrategia de avance. Hay troneras de nido de ametralladora y un grupo de herramientas y alambre de espino que encontraron en La Mata. "Esta sala está conectada con otra donde se montó un puesto de mando que no cabe decir si es republicano o nacional porque sirve para los dos mandos", precisó.

Mortera también explicó las imágenes de época que han impreso en paneles explicativos. "Una de las fotos muestra al coronel Aranda con su Estado Mayor, cuando las columnas nacionales de Galicia rompieron el cerco sobre Oviedo, todas las instituciones salen y Aranda se establece en Grado, pero, poco a poco, lo traslada al palacio del conde Toreno en Malleza, en Salas". De ese puesto de mando quedan en Grado restos de trincheras en Picaroso y un polvorín de artillería en Prahúa (Candamo).

El presidente de ARAMA se mostró muy contento tras la visita, pues el público "estuvo muy interesado e hizo muchas preguntas". De ahí que se disponga a colaborar en futuras visitas guiadas.

La colección está abierta todos los miércoles, de cuatro a seis de la tarde, y también se pueden organizar grupos en otras fechas a través de la Casa de Cultura. "Está teniendo mucho éxito y nos llaman para preguntar sobre horarios de apertura", comenta Gustavo Adolfo Fernández, coordinador de Cultura y cronista oficial de Grado.

También están sorprendidos por la cantidad de donaciones que están haciendo los asturianos y, con mayor protagonismo, los vecinos de Grado. "La colección seguirá creciendo y se irán incluyendo más elementos expositivos", concretó Fernández.

Compartir el artículo

stats