Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los moscones, con los niños de Tanzania

El proyecto de escuelas móviles para menores que viven en la calle de la Asociación "Matumaini" gana el premio "Grado Coopera", dotado con 3.000 euros

La edil de Cooperación, Cristina Huerta, entrega el premio a Manuel Galán, de "Matumaini", en presencia de Alba Suárez, voluntaria de la ONG, y de Luciano Manuel Aybar, técnico municipal.

La edil de Cooperación, Cristina Huerta, entrega el premio a Manuel Galán, de "Matumaini", en presencia de Alba Suárez, voluntaria de la ONG, y de Luciano Manuel Aybar, técnico municipal. S. ARIAS

El premio "Grado Coopera" de 2018 es incontestable. El proyecto de escuelas móviles para niños que viven en la calle en Karatu (Tanzania), de la Asociación "Matumaini por los Derechos de los Niños", consiguió 332 votos del público, a través de una votación en la página web del Ayuntamiento, y 70 del jurado, muy por delante del segundo clasificado, "Agua de Coco", con 69 votos en total, y programa para la atención socio-educativa de menores en riesgo de explotación laboral infantil en Madagascar.

"Fue toda una sorpresa porque no lo esperábamos, el resto de organizaciones son muy grandes y muy conocidas, pero es cierto que hicimos bastante campaña, invitamos a nuestros seguidores a que se leyesen los proyectos y, claro, para que nos apoyasen", explica Manuel Galán, presidente de "Matumaini", organización asentada en Somiedo.

Y los moscones que votaron el premio "Grado Coopera", dotado con 3.000 euros, apoyaron la propuesta del colectivo que pretende conseguir la reinsercción social y familiar de los niños que viven en la calle en Karatu (Tanzania). "Los hay que viven y duermen o los que pasan mucho tiempo en la calle, son los dos perfiles, y para este grupo se idearon unos materiales educativos en colaboración con la organización benéfica "Street Wize" de Bélgica y nosotros de lo que nos encargamos es del seguimiento del proyecto y de financiar a dos educadores de calle durante seis meses, así como el almacenaje del material", explica Galán sobre el fin del premio metálico.

Y el objetivo principal del proyecto no pasa por moralizar o tratar de que los menores vuelvan a casa o a la escuela, si no de "ofrecerles un espacio lúdico y creativo, a través de temas de salud o el teatro, para que adquieran herramientas que mejoren su calidad de vida". Y lo harán con unas estructuras móviles que llevarán a las calles de Karatu, a los puntos de reunión de estos menores. "Es muy interactivo, visual, dinámico y creativo y seguro que será utilizado por el resto de la población", comenta.

El premio hará posible la llegada de los materiales educativos a las calles de Karatu durante seis meses. "Para una entidad como la nuestra, que no es tan grande, además de ser un reconocimiento social, nos da mucha visibilidad y es un proyecto que teníamos ahí pendiente, era un hueco importante que nos faltaba por llenar, y estos materiales van a dar calidad al trabajo de calle que hacemos, muy potente".

"Matumaini" fue la vencedora del certamen al que también se presentaron, además de la fundación "Agua de Coco", la asociación "Global Humanitaria" con una propuesta de refuerzo de educación para los niños de Petén (Guatemala); la fundación "Arco Iris" con un proyecto para reducir los embarazos a temprana edad en Nicaragua; o la asociación asturiana de "Solidaridad con el pueblo saharaui" para intervenir en las escuelas de los campamentos de refugiados." Me gustó que se pudieran votar los proyectos, se democratiza la cooperación, que la ciudadanía puede conocer y votar, me pareció muy original", concluye.

Compartir el artículo

stats