Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JUAN VAELLO ORTS | Profesor jubilado y psicopedagogo, ofreció un taller en Noreña

"En la educación, los partidos deberían dejarse de convertir detalles en guerritas"

"No creo en el efecto decisivo de las leyes para mejorar la enseñanza, lo profundo es tener un profesorado implicado, preparado e influyente"

Juan Vaello Orts, en el rincón de lectura del colegio público Condado de Noreña.

Juan Vaello Orts, en el rincón de lectura del colegio público Condado de Noreña. S. ARIAS

Juan Vaello Orts (Villajoyosa, Alicante, 1952) es profesor de Filosofía jubilado y uno de los más reputados psicopedagogos de España, con varios libros publicados y renombre internacional. Con su experiencia docente, también como orientador, director e inspector de Educación, imparte charlas a los profesores para ofrecerles herramientas que les permitan

- ¿Qué tal la visita al colegio de Noreña?

-Tienen un proyecto maravilloso donde están transformando espacios pero, lo que es más importante, están transformando la manera de educar. A veces, sólo se transforman espacios, lo que se ve, pero no hay un trasfondo de cambio como he visto en Noreña porque se tiene un concepto de la educación por encima del aprendizaje por libros, muy rico, donde se aprende y se enseña en cualquier espacio con un plan educativo integral, moderno, más apetitoso y agradable para aprender. Accedí a ir a compartir un rato con ellos y con ellas porque la transformación de espacios y metodologías es reflejo de algo más profundo, es ver la educación como una formación integral.

- ¿Cómo favorecer la educación integral?

-Consta de cinco aspectos: Adquirir conocimientos sobre diferentes materias, que aprendan a relacionarse y respetar a los demás, que aprendan a ser felices y gestionar sus emociones, a automotivarse, marcarse metas y esforzarse por ellas y ser capaces de concentrarse aislándose de los móviles y el mundo digital. Si en la escuela solamente se ocupara de los conocimientos, los otros cuatro aspectos quedarían bajo la influencia de la calle, las redes sociales y las compañías, que no siempre son buenas. La escuela y la familia no pueden renunciar a ayudar a sus hijos y alumnos a mejorar. Centrarse sólo en los conocimientos es una educación restringida.

- A ese respecto, ¿qué opina del pin parental que impulsa Vox?

-La educación es algo mucho más general. Me parece mal que la educación demasiadas veces está instrumentalizada por los partidos políticos, y de una cosa que es un detalle hacen una guerra. Creo que en vez de plantear pequeñas guerritas políticas alrededor de algún aspecto, lo que deberían de hacer es ponerse de acuerdo en unas cuantas cosas fundamentales como educar personas respetuosas, capaces de gestionar bien sus emociones, motivadas, que se plantean metas y se esfuerzan para conseguirlas, capaces de aprender y amar el aprendizaje. Eso es mucho más importante y hay cosas que no deberían de estar en el centro de la acción política.

- ¿Por qué es tan importante la educación emocional?

-Es crucial. Cualquier persona que haya estado en la escuela o instituto, cada clase y profesor no nos ha dejado indiferentes, con emociones positivas o negativas. Las emociones siempre están, lo único que creo que hay que hacer es integrar lo emocional con lo cognitivo y lo académico. Estos aspectos son muy importantes porque si un alumno no está a gusto en el aula, difícilmente va se va a concentrar o aprender.

- Dos de sus libros versan sobre la solución de conflictos en el aula. ¿Cuál es el antídoto?

-Es muy importante que el profesorado entienda que cualquier problema es una oportunidad de enseñar a los alumnos a que no se vuelva a repetir ese problema en el futuro, siempre y cuando el docente los vea como una gran oportunidad y no como algo negativo. Tienen que tener actitud y estar preparados porque se puede conseguir que cambie de actitud un alumno que insulta o agrede o uno que no le gusta estudiar o no quiere esforzarse.

- ¿Es necesario cambiar la Ley de Educación?

-Cambiar contenidos es superficial, lo realmente profundo es que el país tenga un profesorado implicado, preparado e influyente para conseguir que alumnos y familias sumen en vez de estar cada cual por su lado. No creo en el efecto decisivo de las leyes para mejorar la educación, es un error porque las leyes han zarandeado la educación continuamente.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats