24 de marzo de 2020
24.03.2020
La Nueva España

Noreña busca nueva fecha para las fiestas del picadillo, tras cancelar el capítulo del Sabadiego

24.03.2020 | 00:55

La fiesta de los Güevos Pintos de Pola de Siero se 2020 no ha sobrevivido al coronavirus. La sociedad polesa de Festejos ha decidido suspenderla, una vez confirmado que el estado de alarma por la propagación del virus se alargará -al menos- hasta el once de abril. La fiesta estaba prevista para el día 14 y ahora se baraja la posibilidad de trasladar algunas actividades a un fin de semana del mes de mayo, en caso de que hayan cesado las restricciones de movimiento y de celebración de eventos. Con esto se pretende salvaguardar principalmente la actividad de los artesanos, aquellos que diseñan y elaboran los güevos anualmente.

Así lo confirmó el presidente de la Sociedad de Festejos, Jenaro Soto, que quiso mantener hasta última hora la esperanza de celebrar la fiesta en su fecha habitual. Sin embargo, el virus ha vencido y no será posible mantener el día festivo en la capital sierense.

La polémica sobre el posible cambio de hora del desfile, que se había planteado en pasadas semanas, ha quedado soterrada, primero por la incertidumbre de saber si se podría seguir adelante con el festejo y ahora con la cancelación.

En todo caso, Soto ha abierto una ventana a la esperanza. Si la pasada semana no se planteaba la posibilidad de aplazar la fiesta, ahora piensa seriamente en mantener parte de la actividad. "Lo haríamos por los artesanos", comenta.

La idea sería poder desplegar un mercado al aire libre en el parque junto al Ayuntamiento de Siero. En principio, la fecha que baraja Soto es un fin de semana de mayo. Todo en función de si se levanta el estado de alarma y las restricciones para celebrar eventos con aglomeraciones de personas.

Según revela Festejos, lo único que es seguro que no se celebrará son las verbenas. Por tanto, el desfile también tendría posibilidades de salir.

De darse, resurgiría el debate respecto al horario en el que debe llevarse a cabo. Bien sea por la tarde, como es tradición, o por la mañana, como se había planteado para evitar que las sobremesas resten afluencia.

Además de la cancelación de la fiesta, Soto también ha anunciado medidas para paliar la delicada situación económica que se avecina, por el parón de los negocios. En concreto, Festejos ha decidido no cobrar la tasa de este mes a los negocios hosteleros: "Nosotros tampoco andamos sobrados de dinero, pero creemos que es una buena medida para apoyar al sector".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook