DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Instituto de Lugones ve "inviable" cumplir el protocolo de seguridad por falta de espacio

El centro envía una carta a los padres para explicar la imposibilidad de respetar las distancias y sugiere utilizar salas del centro polivalente

Alumnos en el IES Astures.

Alumnos en el IES Astures. LNE

Nuevas voces discrepantes en los centros educativos respecto al protocolo de la Consejería de Educación para la vuelta a la actividad presencial. La dirección del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Astures de Lugones (Siero) se muestra preocupada, a la vista del espacio del que disponen sus instalaciones, la distancia de seguridad que se debe mantener y el número de alumnos al que tienen que atender. Los números no cuadran y así se lo han hecho saber los gestores del instituto a los progenitores, a través de una carta, en la que se compara el protocolo de sanidad con la situación real de la institución educativa lugonense.

El principal inconveniente que se destaca en la carta es que el instituto cuenta con alrededor de 750 estudiantes. Esto hace imposible poder garantizar la distancia de metro y medio aconsejada por la Consejería. A esto hay que sumar, según explica la dirección a los padres, que el Gobierno regional no se hace responsable de un posible incumplimiento y la responsabilidad recaería sobre los gestores del centro.

Los dirigentes del instituto ya vienen advirtiendo desde hace tiempo de la necesidad de ampliar las instalaciones, ya que cada vez reciben más jóvenes. Eso sin las limitaciones que impone la pandemia. Pero si se siguieran las recomendaciones de Educación, en las aulas más grandes del centro (12) se podría meter un máximo de 15 alumnos, dejando fuera casi al 50% de los estudiantes. En el resto de las clases, para mantener la distancia de metro y medio sería necesario reducir el aforo a un máximo de diez jóvenes.

Para evitar que los alumnos se queden sin sitio, la distancia tendría que reducirse a un metro, explica la dirección en la carta. Eso sí, aun haciéndolo de esa manera, el instituto tendría que sacrificar las medidas de atención a la diversidad con las que contaba.

Frente a las complicaciones, el texto remitido a los padres también habla de algunas posibles soluciones. Entre ellas, la opción de que el Ayuntamiento les pueda prestar algún espacio municipal.

En este sentido, ya ha habido contactos con el Gobierno local que, en principio, ha dejado cualquier respuesta en manos de la Consejería. La principal opción que se baraja sería aprovechar algunas zonas del nuevo centro polivalente integrado, que está en frente del IES y cuenta con grandes espacios que aún no están activos.

Frente a esto, mantener toda la actividad docente en el mismo emplazamiento presenta problemas importantes. Por un lado, el del espacio en las aulas, citado anteriormente, y por otro lo estrecho de los pasillos de entrada y la falta de información sobre otros asuntos. Entre ellos la posibilidad de escalonar la llegada de los autobuses, dar clases por las tardes, el uso de espacios complementarios como polideportivos, laboratorios o aulas de informática y la escasa plantilla de limpieza con la que cuentan.

Compartir el artículo

stats