Las casas compartidas de Llanera echan raíces con su primer árbol: “Es un proyecto ejemplar”

El director general de Vivienda, Fermín Bravo, elogia el modelo de residencia colectiva y abre la puerta a financiar proyectos similares

Por la izquierda, Fermín Bravo, Nieves Fernández, Gerardo Sanz y María Asunción Rodríguez, ayer, en Caraviés. | A. I.

Por la izquierda, Fermín Bravo, Nieves Fernández, Gerardo Sanz y María Asunción Rodríguez, ayer, en Caraviés. | A. I. / A. ILLESCAS

El cohousing o vivir en casas compartidas de la cooperativa Axuntase en Caraviés, Llanera, ya está en marcha “y echando raíces”. En la jornada de ayer, cooperativistas y representantes políticos plantaron los primeros árboles que formarán la pantalla bioclimática de las edificaciones, “para protegerlas del nordeste y favorecer la eficiencia energética”.

Al acto asistieron el director general de Vivienda, Fermín Bravo, y el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz. Ambos elogiaron la propuesta del colectivo, que costará casi 4 millones de euros, todos de inversión privada, aunque Bravo abrió la puerta a financiar este tipo de proyectos con la nueva ley de vivienda.

En el lateral un terreno en diferentes escalones, que se corresponderán con las diversas alturas del proyecto, los cooperativistas se afanaban ayer en plantar los citados árboles. Ayer fueron 40, pero acabarán siendo 400. Uno de los participantes, que se quitó la ceñida americana para ayudar y evitar fracturas textiles fue Sanz. “Hace siete años de la primera reunión que tuvimos y estamos muy contentos de tenerlos aquí. Se habla mucho ahora de grandes proyectos que crearán empleo y, aquí tenemos un pequeño proyecto que creará empleo y también valor añadido socialmente”, explicó.

Intervino Fermín Bravo, preparado para la ocasión en camiseta y botas de monte. “Nos encantó la infografía que nos presentaron, nos encanta el proyecto y este modelo de convivir”, aseveró, defendiendo que este modelo, planteado por Axuntase ha llegado para quedarse y facilitará que la gente “tenga calidad de vida en sus viviendas y alarguen su llegada al modelo residencial”.

Hasta tal punto gusta la opción planteada por Axuntase, que Bravo adelanta que, en el futuro, podrían financiarse proyectos similares con la nueva ley de vivienda. Por el momento, según contó la presidenta de la cooperativa, María Asunción Rodríguez, “ya hay 20 familias que estarán en el cohousing y restan otras 15”. Lo cierto es que ya podrían haber completado el cupo, pero buscan que su comuna cuente con menores de 45, y desde los 65 en adelante. Todo en un modelo único, con viviendas de tipo “pasive house”, que generan energía de forma autónoma. Algo que, según explicó el arquitecto del estudio F5 Wap, Nacho Cabal, “se trabaja en montar una comunidad eléctrica para que, con la energía que generemos aquí, poder abastecer a las viviendas que se encuentren en las proximidades”. La obra ya está prevista para el mes de septiembre.

Suscríbete para seguir leyendo