Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ambás (Carreño) recupera 14 piezas del Vía Crucis de la parroquia, del siglo XIX

Por la izquierda, Raquel Núñez, Victorio Fernández, Amelia Fernández y Ángela Fernández, ante tres piezas del Vía Crucis restaurado colocadas en una de las paredes de la iglesia.  | B. G.

Por la izquierda, Raquel Núñez, Victorio Fernández, Amelia Fernández y Ángela Fernández, ante tres piezas del Vía Crucis restaurado colocadas en una de las paredes de la iglesia. | B. G.

La parroquia de Santiago de Ambás, en Carreño, recupera una seña de identidad. El Vía Crucis que se encontraba hasta hace unos años, en el olvido, en un rincón de la bóveda de la iglesia de la localidad, ha pasado por el taller y ha recuperado su esplendor para volver a ocupar un lugar privilegiado en las paredes del templo.

Tras los últimos arreglos en la parroquia, hace más de 30 años, las 14 piezas que componen este patrimonio pasaron a un rincón del templo en el que el paso de los años las fue castigando con un notable deterioro. Dos chicas del pueblo comenzaron hace un par de años a preguntar por ellas y tras encontrarlas en la bóveda, la asociación de vecinos se puso manos a la obra para poder restaurarlas.

Se trata de piezas de escayola cuyo origen se establece a finales de siglo XIX y que fueron una donación a la parroquia. En las mismas están representadas, en relieve y coloreadas, las estaciones del Vía Crucis. El equipo del taller gijonés La Fermata se encargó de la puesta a punto que llevó más de un año.

Se ve así cumplida una demanda vecinal y se da lustre a las paredes de la iglesia, que ahora lucen más ocupadas con esta nueva decoración. Victorio Fernández, presidente de la asociación vecinal se mostraba “satisfecho y más viendo el excelente estado en el que quedaron”.

Compartir el artículo

stats