Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cuento noreñense que conquistó a “Fofito”

El popular expayaso alaba el libro “Poemas en la pista”, de la editorial “Pintar Pintar”, nacida en la Villa Condal

Ángel Fernández y Ester Sánchez, en Noreña. | A. I.

Ángel Fernández y Ester Sánchez, en Noreña. | A. I.

Hace poco menos de un mes, la editorial noreñense “Pintar Pintar” sacó al mercado su última creación, “Poemas en la pista”. Un libro que homenajea al circo a través de los textos de un enamorado del mundillo, Ángel Fernández, y de las ilustraciones de la creadora de la editorial, Ester Sánchez. No se imaginaban entonces que, uno de los payasos más reconocidos del país, “Fofito”, que incluso tiene una página dedicada a su figura, acabaría emocionándose al verlo tras acabar una actuación circense en León.

“Nos avisaron varios amigos y conocidos de que ‘Fofito’ iba a estar en León con su compañía. Ángel Fernández, que guarda un gran recuerdo de la infancia de acudir a estas funciones, vio la actuación y al final se lo pudo poner en las manos, algo que le causó una gran impresión y que mostró incluso a posteriori en redes sociales”, relata Sánchez.

La buena acogida por parte del conocido payaso, integrante antaño de los denominados “Payasos de la tele”, fue un espaldarazo muy importante para la editorial noreñense, que brega por mantenerse a flote en un momento complicado.

Más allá de la anécdota, “Poemas en la pista” es el último de una larga listas de títulos con sello noreñense. El libro reaviva el misterio del circo clásico a través de textos e imágenes a todo color por los que desfilan leones, domadores o contorsionistas. Todo, ante una niña que sueña, sin perder detalle, alentada por la voz de su madre.

“No hay ni una nube en el cielo, a las cinco de la tarde, y una niña entra en la carpa de la mano de su madre. Dentro vuelan trapecistas, saludan domadores y los payasos tropiezan y vuelven a tropezarse. Esta tarde es tarde de circo, con todas sus atracciones y con números que ya no viven y que invitan a cuestionarse”, reza la síntesis del libro que transmite Sánchez.

“Ternura, alegría y humor” se entremezclan en un libro que tardó tiempo en ver la luz. “Los textos de Fernández los teníamos desde hace dos años, pero no fue hasta el confinamiento cuando llegó el momento para ilustrarlos, porque era algo que quería hacer yo misma”.

El confinamiento forzado en los domicilios y el conjunto del contexto de pandemia han cambiado notablemente las perspectivas de la editorial. “Decidimos abrir nuestra nube durante el confinamiento y fue espectacular la cantidad de visitas que recibimos. La Moncloa nos metió en su listado de lugares de referencia para que los padres sacaran lecturas para sus hijos e incluso nos conocieron fuera de España encargándonos 2.500 unidades de una edición especial para Chile”, abunda la directora de la editorial. Sin embargo, explica que, “para una empresa pequeña asturiana, sigue siendo difícil llegar a las librerías”.

Compartir el artículo

stats