DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oles vuelve a celebrar la festividad de Les Flores en honor de la Virgen de la Salud

La localidad maliayesa circunscribe los actos a la cita religiosa, en la que la imagen estrenó vestimenta confeccionada por una vecina

María Dolores Tomás (a la izquierda) y Ana Isabel Serdio, ante la Virgen, con los numerosos ramos de flores llegados a la parroquia. | Vicente Alonso

María Dolores Tomás (a la izquierda) y Ana Isabel Serdio, ante la Virgen, con los numerosos ramos de flores llegados a la parroquia. | Vicente Alonso

Los vecinos de la localidad maliayesa de Oles volvieron a celebrar ayer la festividad de Les Flores en honor a la Virgen de la Salud. Una fiesta con gran tradición en la parroquia, en la que siempre se habían celebrado cuatro días de festejos, con verbenas, entre otras muchas actividades. Este año, a causa de las restricciones sanitarias, la comisión de fiestas decidió celebrar solo en domingo el “Día Grande”, para honrar a la patrona, que además ayer estrenaba nueva anda y vestido confeccionado por una vecina de la localidad.

“Fue realizado a partir de tejidos que tenía almacenados Aurelio Nava, ‘Lelín’, el anterior encargado de confeccionar los trajes y vestir a la Virgen”, explican desde la comisión de festejos. A primera hora de la mañana tuvo lugar el tradicional “repique de campanas”, tras lo que llegó una gran descarga de voladores que anunciaban la misa solemne, oficiada en la iglesia parroquial por el párroco José Manuel Fueyo, en la que tuvo un recuerdo en memoria de los difuntos de la parroquia, y todos los del último año por la pandemia.

Ramos y devoción

Otra tradición que no faltó fue la de llevar ramos de flores como ofrenda a la Virgen para pedir salud. Este año, las ofrendas florales fueron muy numerosas, pues casi una veintena de centros florales lucieron el altar en torno a la Virgen, llegados desde diferentes puntos del concejo maliayés y también de distintas zonas del Principado, desde la que también hay devotos que año tras año envían sus ramos para engalanar a la imagen en estas mismas fechas.

“Esta es una fiesta muy significativa y sentida en Oles y en los pueblos de los alrededores. Nuestra Virgen de la Salud tiene gran devoción en la parroquia y muchos devotos en Villaviciosa”, explica Claudia Batalla, vecina de la localidad. Por su parte, Cristina Carneado, que asiste desde hace años a la misa, confirmaba que en esta ocasión también acude a pedir lo que considera fundamental: salud.

“Especialmente este año vengo a pedir a la Virgen salud para poder volver a celebrar la fiesta en la edición del próximo año”, apuntaba Carneado.

Cabe destacar que esta celebración religiosa, de larga tradición en la localidad maliayesa de Oles, es la primera cita festiva que, respetando todas las restricciones a causa de la pandemia del coronavirus y cumpliendo con todos los protocolos de prevención, se ha podido celebrar en el último año en este hermoso pueblo de Villaviciosa.

Compartir el artículo

stats