Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Candás planta una pumarada en el patio

Los niños del colegio San Félix culminan la instalación de un proyecto de 400 piezas cerámicas elaboradas por ellos mismos

Los niños del colegio San Félix, ante el panel cerámico “Pumarada” instalado en el centro.  | LNE

Los niños del colegio San Félix, ante el panel cerámico “Pumarada” instalado en el centro. | LNE

Aunque no estamos en tiempo de recolección ni en época de pañar manzanas, el alumnado de 5º y 6º del Colegio San Félix de Candás ha recogido de forma simbólica los frutos del trabajo y el esfuerzo realizados este curso 2020-2021 con la inauguración del mural de cerámico titulado “Pumarada”. Se trata de un trabajo en cerámica que recrea una plantación de manzanos, que ha sido elaborado entre todos los estudiantes y que desde el pasado lunes decora una de las salidas al patio del centro.

El proyecto ha sido puesto en marcha con la colaboración de la ceramista local Rita Prendes y nació con el objetivo de que el alumnado fuese el encargado de realizar una a una las piezas que forman parte de esta obra de arte, desde las manazas, hojas, árboles, flores hasta cestos con las manzanas. Un trabajo no exento de complicaciones, puesto que los alumnos tuvieron que seguir las directrices de la artesana ceramista sin poder estar ella en el centro para cumplir los protocolos sanitarios, tal y como explica Diego Herrero, Coordinador del Proyecto y maestro del Colegio San Félix.

Para facilitar la tarea a los chavales se grabaron unos vídeos tutoriales en el que la ceramista candasina les ofreció unas pautas para trabajar el barro, lo que posibilitó que el trabajo de modelado y pintado fuera acorde a las premisas del proyecto. A ello se sumó la buena disposición del alumnado, “que diseñó los árboles y fue capaz de transmitir su impronta a cada pieza sin perder de vista la esencia del conjunto”, explica el coordinador.

En total la “Pumarada” candasina se compone de más de 400 piezas, lo que ha supuesto otro reto en cuanto a la búsqueda de un lugar adecuado y de los instrumentos necesarios para su cocción. “Una vez fuimos conocedores del proyecto y la necesidad de un espacio donde poder cocer estas más de cuatrocientas piezas de cerámica, pusimos a disposición del Colegio y de Rita Prendes el aula del Taller de Cerámica y el horno municipal que para la cocción de las piezas, que el Ayuntamiento tiene en el Centro Polivalente ‘La Baragaña’”, relata por su parte Jesús Varela, Concejal de Cultura.

La última fase de creación de este mural fue la más vistosa, la de la colocación de las piezas, y los niños y niñas autores de las mismas no quisieron perderse este último paso. Para ello también tuvieron un importante papel en el montaje, asistiendo a la transformación de como cada parte formaba un todo finalmente.

El mural es ya desde el pasado lunes es otra seña de identidad del colegio y tal y como explica el profesor coordinador, “su bucólica representación es un pequeño homenaje a nuestra naturaleza y cultura, porque a quién no le provoca un sinfín de sensaciones agradables una pomarada pletórica de manzanas”, destaca Herrero. Los niños, por su parte, están encantados con el resultado, fruto de un esfuerzo de todo el año y que ahora permanecerá para siempre en su centro como recuerdo.

Compartir el artículo

stats