Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pravia promete en alta cocina

Raquel Mancilla acudirá al concurso de “Le Cordon Bleu” de Madrid, cita en la que la Escuela de Hostelería del concejo cuenta casi todos los años con representación de alumnos

Raquel Mancilla, trabajando en uno de sus platos. | Sara Arias

La Escuela de Hostelería del IES de Pravia es una hacedora de grandes cocineros. Prueba de ello la da que, prácticamente todos los años, uno de sus alumnos participa en el concurso “Promesas de la alta cocina” que organiza la prestigiosa escuela “Le Cordon Bleu” de Madrid. Este 2022 el centro estará representado por Raquel Mancilla Patzi. Una presencia en el certamen que se consigue con una buena formación teórico-práctica en la que, a juicio de su director, Juan José Muñiz Pérez, lo más importante es el esfuerzo y la curiosidad del estudiante: “Lo principal es que tengan voluntad e inquietud como es el caso de Raquel, que es una persona adulta que viene a lo que viene, a aprender con interés por la cocina y a no perder el tiempo”.

Preparar un certamen de este tipo “lleva mucho, mucho tiempo”, por eso es imprescindible el apoyo y asesoramiento de los profesores, que guían al alumno para conseguir los mejores platos y dar lo mejor de sí. “La participación es voluntaria, pero si dan el paso reciben todo el apoyo de la escuela, les facilitamos todas las posibilidades para que hagan un buen trabajo”, explica. Y es lo que están haciendo ahora con Mancilla, que fue elegida por “Le Cordon Blue” basándose en su expediente y una carta de motivación y que desde principios de año se encuentra preparando la fase de preselección para la final del certamen.

Para ello debe realizar una receta de salmón en paupiette con dos guarniciones, una dirigida por la escuela madrileña y otra de libre elección con productos locales de temporada. Un trabajo que será grabado en vídeo y que se podrá votar en las redes sociales de “Le Cordon Bleu”.

Mancilla ha llegado hasta aquí, reconoce, gracias al apoyo de su familia y profesores, que son quienes la animaron a enfrentarse a este reto. “Estamos todo el tiempo trabajando, tengo mucha ayuda de los profesores y estamos viendo que los resultados son positivos. Siempre aprendo algo nuevo porque de cada persona aprendes algo”, afirma la joven, de 22 años.

Mancilla descubrió por sorpresa que la gastronomía era lo suyo y, como dice, “la pasión que tenía por la cocina se volvió en mi vocación”. Hace cuatro años que llegó a Luarca, en Valdés, desde su Bolivia natal y tras comenzar a trabajar como friegaplatos empezó a advertir que lo de estar entre fogones trabajando los sabores era lo suyo.

“Mi jefe vio que estaba interesada y me empezó a dejar hacer algunos emplatados y, luego, algunas elaboraciones”, recuerda. Así es que se animó a estudiar el grado medio de cocina en el instituto de Tapia de Casariego, de donde salió con trabajo en la red de Paradores. Pero la joven quería aprender más y fue cuando decidió hacer el grado superior de Dirección de Cocina en Pravia. Y, ahora, en el último curso, es la seleccionada para el concurso “Promesas de la alta Cocina”. “Todo lo que me está pasando es increíble porque no tenía nada planeado”, explica. Por eso disfruta cada momento de sus estudios y, en su tiempo libre, sigue cocinando en casa, buscando los sabores perfectos para estar preparada para el mercado laboral. “En abril empiezo las prácticas y quiero ponerme a trabajar ya, aunque a futuro me gustaría tener mi propio restaurante”, señala. Su idea es fusionar la cocina boliviana con la española y conseguir su propio sello personal. Todo para conseguir lo que considera el objetivo más importante de un cocinero, “que los clientes se vayan satisfechos y quieran volver a repetir, que digan, ‘qué bien se come en este lugar’”.

Por el momento, está concentrada en las clases y el trabajo del concurso, al que entrega todas sus horas de ocio. Por eso estos días previos a la publicación del vídeo con la receta apura todos los detalles de sus elaboraciones, que mejora cada día. Todo para que el próximo 3 de marzo su nombre esté entre los diez finalistas que participarán en la última fase en Madrid, dejando por todo lo alto, una vez más, el nombre de la Escuela de Hostelería de Pravia.

Compartir el artículo

stats