Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villaviciosa potenciará la sidra como aliciente para el turismo

El concejo entra en una asociación regional para captar visitas a través de experiencias vinculadas a los llagares y pumaradas

Una degustación de sidra en Villaviciosa. | L. B.

Villaviciosa pretende aprovechar al máximo el atractivo de su tradición manzanera y sidrera, para lo cual aprobará en el Pleno municipal de esta semana su adhesión a la Asociación Sidraturismo de Asturias. Se trata de una entidad impulsada por el Principado para generar estrategias conjuntas entre el sector sidrero y el turístico, a fin de promover y difundir la bebida asturiana y su secular cultura como un polo de atracción de visitantes diferenciado dentro del denominado turismo de experiencia. Desde su creación hace dos años, Sidraturismo cuenta como socios con el Cluster Turismo Rural Asturias, el consejo regulador de la denominación de origen protegida (Dop) Sidra de Asturias y la Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias. La incorporación de Villaviciosa supone un espaldarazo para la asociación de cara a su implantación en el ámbito municipal.

La asociación cuenta en estos momentos con unas 35 empresas de diferentes sectores, relacionados de una u otra manera con la sidra y el turismo. Así, hay nueve llagares que ofrecen visitas a sus instalaciones y que podrían incrementarse en breve plazo a partir de la entrada de Villaviciosa en este club. Todas las bodegas están acogidas a la denominación de origen. Se trata, en concreto, de las maliayesas Castañón, El Gaitero y Cortina, las gijonesas Acebal, Trabanco y J. R., las sierenses Fran y Quelo y la ovetense Herminio.

El País Vasco está logrando un notable éxito con paquetes de turismo activo ligados a su sidra

decoration

Además, a través de este programa se pueden visitar tres pumaradas de producción de las variedades seleccionadas para la elaboración de sidra acogida a la denominación de origen. Una de ellas está en Villaviciosa, concretamente la de Turismo Faces. Las otras dos se ubican en Coaña y en Meres (Siero), respectivamente.

Desde el punto de vista del sector de la hotelería, hasta la fecha se han inscrito en este club de turismo de sidra una veintena de establecimientos entre albergues, apartamentos, casas, casonas asturianas y hoteles. Están ubicados en zonas rurales de la región y, en su mayor parte, vinculados a territorios tradicionalmente manzaneros y sidreros.

Tampoco faltan agencias de turismo que cuentan con experiencias enfocadas al mundo sidrero, guías acreditados en transmitir su cultura y especialistas en turismo activo.

Promover la mayor cohesión de los sectores de la producción, de la comercialización y del consumo de la sidra como recurso turístico, así como impulsar acciones y actividades para aprovechar las oportunidades que ofrece el sector, como ocurre con otros productos agroalimentarios, figuran entre los objetivos fundamentales del colectivo del que Villaviciosa pasará a formar parte de manera inminente.

El País Vasco, la otra gran zona sidrera de España, viene trabajando con intensidad este tipo de turismo desde hace años, centralizado en su caso en el museo de la sidra que abre sus puertas en Astigarraga, muy cerca de San Sebastián. Así, ofrece paquetes en los que la asistencia al museo se combina con alicientes tanto paisajístico como gastronómicos o de ocio. El de más éxito, con un treinta por ciento de incremento de reservas es un año, es “La sidra y el mar”. Incluye un paseo en barca, y una cena en una sidrería.

Compartir el artículo

stats