Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Orihuela

El barcón

David Orihuela

Panorama desolador

Lo de las administraciones públicas con Candás empieza a ser preocupante. La imagen de las lanchas varadas en el muelle entre los pantalanes es desoladora, el aspecto de la Ciudad de Vacaciones de Perlora es desolador y la cantinela del paseo marítimo parece la canción del verano. Tras los temporales, incluso sin ellos, estaba claro que había que dragar el puerto, pero habrá que esperar hasta agosto nada menos. En Perlora se ha segado, pero al parecer se han olvidado de llevarse la hierba. Bajar en chanclas a la playa de Carranques es asegurarse varios pinchazos con los escayos y ya no digamos intentar pillar mesa en alguno de los prados. Te las prometes felices al ver desde el coche mesas vacías para comer y cuando te acercas compruebas que la mayoría de los bancos están rotos o simplemente que nadie se ha molestado en volver a colocarlos clavando unas puntas. Está bien segar, pero podían acabar el trabajo.

Compartir el artículo

stats