Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hospital potencia la comunicación con las familias de los pacientes en urgencias

Una enfermera se dedica en exclusiva a informar a los acompañantes de los enfermos de forma periódica sobre la evolución de su estado

Victoria Aréchaga conversa con Guillermo Zapico y Angelina Iglesias. FERNANDO GEIJO

Los responsables del área sanitaria VIII han reordenado el funcionamiento del servicio de urgencias del Hospital Valle del Nalón con el objetivo de mejorar la comunicación con los familiares de los pacientes que acuden a la unidad. Desde hace unos días, una enfermera se dedica de forma exclusiva a estar en contacto con las familias para ir informando de la situación en la que se encuentran los pacientes y recabar de ellos los datos que pueden ser útiles en el proceso asistencial. La medida estaba implantada hasta ahora en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA); el de Cabueñes, en Gijón; y San Agustín, en Avilés.

Victoria Aréchaga, una profesional con una amplia experiencia en el servicio de urgencias es la persona que se encarga de la comunicación con las familias, de 10.00 a 17.30 horas. Fuera de ese horario, son otros compañeros los que asumen sus funciones dentro del objetivo general de mejorar la comunicación: "Mi labor es localizar a las familias cuando un paciente ingresa de urgencia, recabar de ellos los datos que puedan resultar necesaria e ir informándoles de manera periódica sobre la situación en la que se encuentra el paciente: en que unidad está ubicado, si ya se le han hecho pruebas... Todo lo que es la información clínica la siguen dando los médicos", indicó Aréchaga, para añadir a continuación: "Nos hemos fijado algunas pautas de actuación como, por ejemplo, que nunca pasen más de dos horas desde que ingresa al paciente hasta que la familia es informada".

Para esta profesional, el servicio de urgencias "por su naturaleza, genera mucho estrés, tanto para los pacientes y sus familias como para el propio personal sanitario. Los familiares viven momentos de incertidumbre y de tensión mientras esperan noticias sobre el estado del enfermo y lo que se busca es que tengan un interlocutor con el que hablar durante todo ese proceso". En una línea similar se expresó Isabel Cachero, supervisora de enfermería del servicio de urgencias de Riaño. "Es una figura surgida como nexo de unión entre las familias y el personal de urgencias. Fue una petición planteada por los vecinos en el Consejo de Salud del área, que nos expresaron que echan en falta más información en urgencias del hospital".

La iniciativa forma parte del proyecto "Sanidad Amable", un programa asistencial impulsado por el área sanitaria VIII que se está implantando en el hospital y en los centros de salud del Valle.

Compartir el artículo

stats