Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos exigen que en Mieres haya MIR para paliar la escasez de facultativos

"Si el recorte sigue adelante, no quedarán profesionales con la especialidad de familia en el área", alertan desde el sindicato SIMPA

El Sindicato Médico del Principado de Asturias (SIMPA) reclama al Gobierno central la recuperación del programa de formación de Médicos Internos Residentes (MIR) en el hospital Álvarez Buylla de Mieres. El cambio en los criterios para valorar los hospitales que acogen este programa se produjo el año pasado y, si no hay marcha atrás, Mieres quedará sin ningún residente en 2019 (cuando los médicos que están actualmente en el programa terminen su especialización como médicos de familia). La principal consecuencia, avisan ya desde la central, será una escasez de médicos de familia en el área sanitaria del Caudal (nombrada área sanitaria VII).

El anuncio de la supresión del programa de MIR para el hospital Álvarez Buylla cayó como un jarro fría entre los sindicatos, el Ayuntamiento y el Gobierno regional. El Ejecutivo central, a través del Ministerio de Sanidad, dejaba de valorar los méritos cualitativos de los centros hospitalarios para centrarse en los valores cuantitativos.

Las exigencias cuantitativas del Gobierno central son difíciles de alcanzar para los hospitales comarcales. Se requieren un mínimo de diez ingresos al día. También la atención de setenta urgencias diarias y quinientos partos al año. Estas medidas dejaron fuera del programa, además de Mieres, al hospital de Jarrio (Coaña) y Cangas del Narcea. El Hospital Valle del Nalón tampoco cumple con los requisitos, pero ha logrado una exención porque cuenta con una acreditación de calidad: la otorgada por la prestigiosa Joint Commission International.

"Lo que reclamamos desde el sindicato, a nivel nacional, es que Mieres también reciba una exención por parte del Ministerio de Sanidad", explicó Antonio Matador, secretario general del SIMPA. Argumentan que el centro es un hospital del área central y no de las alas, como se le ha valorado hasta ahora por parte del Ministerio de Sanidad. Además, informan de que los Médicos Internos Residentes reciben una atención "personalizada y directa", que repercute directamente en la calidad de los doctores que terminan la especialidad de médicos de familia en Mieres. "Los médicos residentes pueden ver más casos y aprovechar más sus rotaciones", aseguró el líder sindical. De hecho, parte de la cúpula sanitaria actual del área sanitaria del Caudal hizo su residencia en el hospital de Murias.

Falta de profesionales

Matador explicó que "las consecuencias del final de este programa en Mieres no tardarán en llegar". La primera, y "más fragante", será la escasez de médicos de familia en la comarca: "Los médicos suelen apostar por la zona en la que se han formado. Si el hospital Álvarez Buylla no especializa doctores, tendrá serios problemas para atraer profesionales".

La falta de facultativos ya es un problema en la región. Hace unos días, la Consejería de Sanidad del Principado afirmó que no cuenta con pediatras en la bolsa para cubrir bajas: "Y es sólo la punta del iceberg, cada día hay menos profesionales", señaló Matador.

Compartir el artículo

stats