Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital de Mieres superó el pasado año las 21.000 pruebas de radiología

El complejo sanitario comarcal registró un aumento del 20 por ciento en las gastroscopias realizadas y del 39 por ciento en las colonoscopias

Un doctor realiza una colonoscopia a un paciente en Mieres.

Un doctor realiza una colonoscopia a un paciente en Mieres. FERNANDO GEIJO

Las pruebas diagnósticas han supuesto uno de los mayores puntos de actividad del Hospital Vital Álvarez-Buylla de Mieres. Durante el pasado 2017, el número de colonoscopias y gastroscopias se ha incrementado en un 39 y un 20 por ciento respectivamente sobre el año anterior. Buena parte del crecimiento de las colonoscopias ha venido marcado por el programa de cribado de cáncer de colon, que la Consejería de Sanidad ha puesto en marcha en el área del Caudal y por el que más de 20.000 personas van a ser llamadas en total a realizarse las pruebas.

Según los datos ofrecidos por la gerencia del área sanitaria VII, el equipo de Radiología del hospital de Santullano realizó el pasado año más de 21.000 pruebas diagnósticas. En concreto, se realizaron 6.614 TAC (comúnmente conocidos como escáner), 4.647 resonancias magnéticas, y 10.025 ecografías. Todo ello sin contar la radiografía, una prueba tremendamente habitual. "Toda esta actividad ha sido posible gracias al esfuerzo de los profesionales", señaló la directora de Atención Sanitaria del área VII, Pía Giménez, que además fue directora del propio hospital hasta casi final de año, cuando accedió a su nuevo cargo. El área de Radiología del Álvarez-Buylla es uno de los más afectados por la falta de relevo generacional en la sanidad.

Otro de los grandes nichos de actividad del hospital mierense fueron las pruebas diagnósticas endoscópicas. Se realizaron 1.492 gastroscopias, lo que supuso un crecimiento del 20% respecto al año 2016. La demora media para la realización de estas pruebas es de siete días desde que el especialista la pide. En el caso de las colonoscopias, la cifra de actividad se eleva hasta las 2.431 a lo largo de 2017, lo que supuso un incremento de casi el 40% respecto al ejercicio anterior. En esta ocasión la demora media es de doce días.

En el caso de las colonoscopias, el incremento de la actividad tiene relación directa con el inicio de la campaña de cribado de cáncer de colon puesta en marcha por la Consejería de Sanidad en el área del Caudal, y que se dirige a la población mayor de 50 años, unas 20.000 personas.

Carta

Los vecinos reciben una carta en su casa en la que les citan para que su médico de cabecera les facilite un kit para tomar una muestra de heces, a la que se le realizará un test de sangre oculta. En un 93 por ciento de los casos, el resultado será negativo, pero hay un 7% que deberá ser estudiado con mayor profundidad.

Si el análisis da positivo, el médico de Atención Primaria ordena una colonoscopia. Desde la gerencia del área sanitaria destacaron que estas pruebas se están realizando en menos de 10 días. "Lo bueno de este programa es que se ofrece a gente sana, asintomática", señala Giménez, que agrega que "la inmensa mayoría de las veces el resultado sale normal, pero hay un siete por ciento que hay que tratar". En este sentido, apunta que lo positivo de este programa de cribado es que al detectarse de forma precoz, "lo que se encuentran son pequeños cánceres, o tumores muy localizados en estadios iniciales, por lo que la tasa de curación de los pacientes es mucho más alta". Hasta la fecha, se han enviado unas 5.000 cartas y de las personas que acudieron, apenas hay una veintena de positivos.

Compartir el artículo

stats