Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un emblemático equipamiento turístico

El Principado plantea instalar paneles solares para el suministro eléctrico de Brañagallones

El refugio se alimenta con generadores que se averían con frecuencia y Caso reclama una solución urgente para dotar el parador de energía

El refugio de montaña de Brañagallones, con varios visitantes, este mes de julio.

El refugio de montaña de Brañagallones, con varios visitantes, este mes de julio. FERNANDO RODRÍGUEZ

El estado de salud del refugio de Brañagallones, es, en cuanto a su uso turístico, bueno. Desde septiembre de 2016, cuando reabrió con el impulso de la Federación de Montaña, Escalada y Montañismo de Asturias, se ha convertido en un referente en el parque natural de Redes. Pero sigue teniendo una serie de problemas que pueden empañar su futuro, "y que hay que solucionar", tal y como apuntó el alcalde de Caso, Miguel Fernández. Se trata de su sistema de suministro eléctrico, basado esencialmente en los generadores de gasoil, que sufren frecuentes averías. Se han llegado también a instalar acumuladores, pero los problemas siguen y "hay que buscar soluciones factibles".

Miguel Fernández visitó el refugio de Brañagallones en la tarde del miércoles junto al Consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, que tal y como explicó el regidor casín "quería conocer de primera mano la situación, y también el refugio", en el que aún no había estado desde su reapertura. "El tema del sistema eléctrico", explicó Fernández, "sigue dando problemas. Es necesario hacer inversiones factibles y lograr solucionarlos. Se trata de un lugar emblemático y ahora que se ha logrado echar a andar, hay que intentar que funcione bien".

El pasado mes de marzo, la Consejería de Educación y Cultura, de la que depende turismo y deporte, propuso incluir una partida en el crédito extraordinario valorada en 120.000 euros, y encaminada a instalar paneles solares fotovoltaicos en el antiguo parador. Esta Consejería es la que, a priori, debe encargarse de las obras y reparaciones en el inmueble, que es de su propiedad. Sin embargo, hasta el momento la solución sigue sin aplicarse y los problemas en el refugio siguen siendo los mismos. La instalación de los paneles, tal y como se reconoció en su día, no evitaría el uso, en algunas épocas del año, de los generadores. "En determinadas fases del año el grado de insolación que reciben las instalaciones es insuficiente y se tendrá que contar al menos, con un grupo de generadores de gasoil". La medida, eso sí, preveía ahorrar unos 6.000 litros al año, con "menor impacto ambiental" que el actual. Para instalar los paneles sería necesaria una evaluación de impacto ambiental. El parador de Brañagallones está a más de 1.200 metros de altura, en pleno centro del parque natural de Redes.

A comienzos de año, desde la Federación de Montaña se recordaron las deficiencias en el refugio, que ya dieron en parte al traste el uso de Brañagallones como hotel en años anteriores. Actualmente, un guarda lleva la explotación de la instalación y se encarga de su mantenimiento. Los generadores de energía actuales "provocan averías con frecuencia".

Compartir el artículo

stats