Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los apicultores de Aller impidieron una plaga de 30 millones de avispas al matar a 6.000 reinas

El sector avisa de que la invasora "sigue en el concejo" y recomienda inspeccionar bien las parcelas antes de realizar desbroces o segar

Labores de retirada de un nido de avispa asiática en el concejo de Aller.

Labores de retirada de un nido de avispa asiática en el concejo de Aller.

Plaga de avispas asiáticas, controlada. Al menos por ahora, en el concejo de Aller. La Asociación Allerana de Apicultores ha conseguido controlar la expansión de treinta millones de ejemplares con la captura de 6.000 reinas en el municipio. Avisan, eso sí, de que la especie invasora aun está en el municipio y piden a los agricultores que extremen las precauciones: "Es necesario explorar bien la zona antes de acometer desbroces o siegas, ya que puede haber nidos ocultos", destacaron.

El tesorero de la entidad, Jesús Tejón, aseguró ayer que el sector en el municipio está "muy satisfecho" con el resultado de la campaña. "Durante los últimos meses hemos conseguido capturar, al menos, a 6.000 reinas". Este cómputo no incluye a los apicultores que colocaron trampas por su cuenta y que también atraparon ejemplares de la especie invasora. "Podemos hablar de más de 6.000 nidos que no se han llegado a formar", señaló el apicultor.

En cifras, un importante golpe a esta plaga que amenaza con terminar con las abejas y que puede resultar mortal para los humanos. Y es que cada nido guarda un mínimo de 5.000 ejemplares que este año ya no estarán en el concejo de Aller. El resultado ha sido un "frenazo" a la expansión de la especie impidiendo la llegada de más de treinta millones de ejemplares al municipio.

Es pronto para cantar victoria y, avisa ya Tejón, "la avispa asiática sigue en el concejo y sigue siendo peligrosa". Sobre todo ahora, en época de desbroces y de siegas. "Lo que pedimos a los agricultores y a los ganaderos es que inspeccionen bien el lugar en el que van a realizar las labores", señaló. Y añadió que "los nidos pueden estar ocultos en el subsuelo y salir en el momento en que se realizan las labores. Esto puede ser muy peligroso para las personas que estén en el lugar". Recuerda que, el año pasado, "la temporada se saldó con varios heridos de diversa consideración por las picaduras de avispa asiática". Al menos uno de ellos era un menor de edad.

"Esperamos que este verano resulte más tranquilo que el anterior, ya que hemos tomado medidas a tiempo y estamos en mejor situación que otras zonas en las que no se llevaron a cabo campañas de control", explicó Tejón. Los ganaderos del Caudal avisan de que hay nidos ocultos "por todas partes". Tantos que temen que la avispa asiática llegue a ser este verano ya un problema para las ganaderías domésticas. No suelen atacar a los ejemplares adultos, pero sí a las crías en el momento inmediatamente posterior al parto.

Compartir el artículo

stats