07 de septiembre de 2020
07.09.2020
La Nueva España

Las obras del nuevo plan de movilidad de Laviana comenzarán la próxima primavera

El Ayuntamiento pretende abordar como trabajos iniciales los que tengan que ver con la creación de nuevas plazas de aparcamiento

07.09.2020 | 00:42
coexistencia. Recreación de la calle La Libertad.

Las obras del nuevo plan de movilidad de Laviana arrancarán en la primavera del año que viene. Al menos esta es la previsión que baraja el Ayuntamiento para este proyecto tras obtener luz verde por parte de la ciudadanía en la consulta realizada la semana pasada. Peatonalización de calles, carril bici, aparcamientos alternativos y la reordenación del tráfico son los pilares de esta iniciativa.

"Antes de que finalice este mes subiremos a la plataforma de contratación del Estado toda la documentación necesaria para que se licite la obra", destacó el alcalde de Laviana, Julio García. La pretensión es que la adjudicación esté realizada a finales de año "para que las obras puedan dar comienzo en la primavera". El plazo de ejecución de todo el proyecto, rondará los catorce meses, así que si todo va bien, el proyecto estará ejecutado en su totalidad entre los meses de mayo y junio de 2022.

Eso sí, el regidor quiso aclarar que desconocía que parte de las actuaciones se realizarán primero. "Eso lo deberíamos de consensuar con la empresa adjudicataria", resaltó. No obstante, "nuestra intención es darle prioridad a las actuaciones que tengan que ver con la creación de nuevas plazas de aparcamiento", para evitar colapsos, ya que con el carril bici y las peatonalizaciones se eliminan estacionamientos, si bien una vez terminado el parking el balance de plazas será positivo, con 130 más.

El plan de movilidad cuenta con una aportación de 800.000 euros por parte de la Unión Europea dentro del Fondo Europeo de Desarrollo regional (FEDER). A esta cantidad se le sumarán otros 200.000 euros de fondos del Ayuntamiento, con lo que el proyecto tendrá un coste estimado de un millón. El plan de movilidad incluye un carril bici que conectará Pola de Laviana de norte a sur, uniendo los centros educativos con el parque y el centro y la zona deportiva. El principal eje comercial del núcleo, la calle Libertad, será "una vía de coexistencia", donde los vehículos podrán circular, de forma lenta y dando prioridad a los peatones, según explicaba el vídeo elaborado para dar a conocer el proyecto a los propios vecinos. También se eliminará la circulación en varias calles centrales y se creará un espacioso bulevar en la zona de la Iglesia, al ampliar la "avenida".

"Otro eje de integración se desarrollará en las calles Menéndez Pidal, Aurelio e Hipólito Martínez y Leopoldo Alas Clarín, con acceso de vehículos de residentes y establecimientos", recoge el plan. El acceso al centro se orientará a través de las calles Río Cares y Pelayo y se habilitarán 400 plazas de aparcamiento frente al parque, que estarán "a dos minutos caminando del centro".

A pesar de que el gobierno local lavianés contaba con una mayoría suficiente para sacar adelante el proyecto, se decidió llevarlo a una consulta ciudadana. Primero se habilitó una carpa informativa donde los ciudadanos pudieron conocer en profundidad el plan de movilidad de Laviana. Días después tuvo lugar la votación, que obtuvo un respaldo mayoritario de la ciudadanía en la consulta ciudadana, que registró 1.854 votos, con un 15,72% de participación. De ellos, 1.084 se mostraron a favor del proyecto, frente a 755 negativos, diez nulos y cinco en blanco. De este modo, el 58,78% de los votantes dijeron que "sí" al proyecto, frente al 40,7% del "no", dando luz verde a su futuro desarrollo.

Entre los votantes se encontró el mismísimo presidente del Principado y exalcalde de Laviana, Adrián Barbón, quien aseguró que el concejo vivía un momento "histórico". Y no sólo Laviana, también Asturias, porque como aseguraba "nunca he visto algo igual". Sin embargo, la iniciativa también tuvo sus detractores, como el diputado de Foro Adrián Pumares, también lavianés, quien ejerció su derecho al voto no sin antes criticar las "luces y sombras" del proyecto. Entre ellas, que se daba a los vecinos una iniciativa ya desarrollada o que el carril bici, por dar cuenta de una de las iniciativas, no tenía demasiado sentido en La Pola. Otros partidos, como IU, vieron positivo de que se consultara a la población, aunque pidieron que se pudiera pulir el proyecto, dado el número de votos negativos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído