Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Cuencas se echan al monte

Los valles mineros buscan un relevo del carbón en el aprovechamiento de recursos naturales, con planes de biomasa, madera y mejora del castaño

Un tractor arrastra varios troncos durante una de las tareas de tala impulsadas por la cooperativa "El Maeral". LNE

Las Cuencas dieron durante mucho tiempo la espalda a su riqueza natural. El monocultivo del carbón fue el gran pilar económico durante más de un siglo. Pero en los últimos años desde los valles mineros se han dado cuenta que se trata de unos recursos que podrían generar empleo. La nueva fuente energética que parece sustituir al carbón en el corazón de las Cuencas es la biomasa: hay varias iniciativas, entre ellas la transformación de al térmica de La Pereda en una central que consuma madera y genere energía con ella. También en San Martín del Rey Aurelio se quieren invertir fondos mineros para impulsar un centro logístico de tratamiento de madera para biomasa. Pero no todo son astillas y pelets. En la zona alta del Nalón se quiere sacar provecho de nuevo a la madera y sanear la población de castaños, muy afectados por plagas como el chancro y la avispilla. Además, la cooperativa "El Maeral" ya robustece sus plantaciones de este árbol. Después de muchos años, las Cuencas se tiran al monte.

En el valle del Caudal, "El Maeral" va varios pasos por delante. La entidad fue creada a principios del año 2017 con la intención de potenciar los productos asturianos. Cuenta con una importante orientación hacia el aprovechamiento del sector forestal. Actualmente ya dispone de delegaciones en Mieres, Lena, Aller, Riosa, Morcín y Ribera de Arriba. En ese apartado forestal, su objetivo es la generación de biomasa estable y sostenible a base de talas controladas y limpiezas forestales en los bosques de la zona central asturiana. La finalidad del proyecto es promover las energías renovables mediante el desarrollo de una estrategia integrada para el uso de la biomasa forestal como fuente de energía. También el aprovechamiento de la madera y de los frutos del bosque, como las castañas. Solo el 0,5% de la madera talada en Asturias sale de las Cuencas.

"El Maeral" también colabora con la iniciativa de la Sociedad de Festejos y Cultura "Nuestra Señora de El Carbayu" para plantar castaños en una finca próxima a la ermita langreana. La financiación necesaria para abordar los trabajos de limpieza y la plantación de los ejemplares, para después comercializar los frutos, sale de la iniciativa del apadrinamiento de los castaños. Se van a plantar 156 de estos árboles.

Dentro de los proyectos forestales previstos, la térmica de La Pereda, propiedad de Hunosa, prevé convertirse en una planta de biomasa en un periodo de dos años. En el segundo semestre de 2022 estará en disposición de quemar residuos madereros propios y ajenos, tras una rápida transformación desde la combustión carbón y estériles de mina a residuos ecológicamente más aceptables. Estos son los planes de la empresa estatal, que ya cuenta con plazos establecidos para una térmica que, junto al lavadero de El Batán (ambas instalaciones ubicadas en Mieres) son consideradas clave para el futuro de Hunosa como firma energética. Desde los sindicatos mineros se quiere que la empresa vaya más allá. CC OO reclama para Hunosa un papel más importante dentro del sector forestal. Pide que se utilicen "fondos verdes", y que impulse un clúster de energías renovables en el que participen, entre otros, el Gobierno regional, la Universidad, las asociaciones madereras, empresarios del sector, propietarios de montes y agentes sociales. También apuestan porque Hunosa valore "la puesta en marcha de una fábrica de pellets", así como centros de tratamiento.

El Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio también tiene su mirada puesta en la madera. El Consistorio pretende impulsar un centro logístico de tratamiento de madera para biomasa en el concejo con el objetivo de aprovechar el "potencial" del municipio en este campo. En concreto, el alcalde, José Ángel Álvarez "Quirós", planteó la puesta en marcha de una astilladora de biomasa y un almacén para gestionar su distribución y comercialización. San Martín, que reclama la implicación de firmas privadas y de Hunosa, aboga por financiar la iniciativa con los fondos mineros del actual plan. Para el regidor, el aprovechamiento sería elevado, no solo si se ponen en marcha centrales de biomasa o si se transforman las térmicas existentes (como La Pereda), sino que también habría un gran rendimiento a nivel doméstico.

Para el proyecto, el Ayuntamiento busca la implicación del Foro Cívico de la Güeria Carrocera, que integra a varias asociaciones de este valle de San Martín. Este colectivo fue precisamente el que hace algo más de tres lustros ya puso sobre la mesa la posibilidad de buscar un aprovechamiento de los residuos madereros.

En el Alto Nalón también se piensa en el monte. En Laviana se usarán fondos mineros para un proyecto de revalorización del monte Carrio, con el objetivo de favorecer la ganadería y los oficios tradicionales. En Sobrescobio, también con este tipo de financiación (308.878 euros) se pretende la puesta en valor de recursos forestales del concejo. El objetivo de la actuación es estimular el aprovechamiento maderero y la recolección de frutos a través de empresas, cooperativas o de los propios vecinos para generar riqueza en el municipio. "Se estima que las intervenciones selvícolas en el Castañeru Montés podrían repercutir a medio plazo en más de 800.000 euros de balance positivo", afirmaron desde el Ayuntamiento. Se actuará sobre un total de 103 hectáreas de castaño en el conejo, sin recurrir a las cortas continuas. Las superficies sobre las que se interviene estarán "certificadas dentro del sello FSC de gestión forestal sostenible".

En Caso, su alcalde, Miguel Fernández, explicó que se está trabajando con la Consejería de Desarrollo Rural para recuperar el plan forestal del municipio, con dos objetivos. Por un lado, el aprovechamiento maderero. Por otro, para fortalecer la población de castaños, unos árboles "que se nos están muriendo de pie" a causa de las diversas plagas, que afectan a la práctica totalidad de la especie en la región.

Compartir el artículo

stats