Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Redes, un diamante al que le cuesta brillar

Los proyectos para el espacio natural no terminan de salir a flote, ni el parque de la fauna ni el uso recreativo del embalse

El pantano de Tanes, en pleno parque de Redes.

El pantano de Tanes, en pleno parque de Redes.

El parque natural de Redes, que engloba a los concejos de Caso y Sobrescobio, es un diamante en bruto al que le está costando relucir. Y es que los proyectos asociados a este entorno natural no terminan de salir a flote. Ahora puede utilizarse la excusa de la crisis

Un ejemplo es el parque de la fauna, con su hospital de animales y la casa del urogallo, equipamientos terminados hace una década y que no han entrado en funcionamiento. En cuanto al primero, la previsión del Gobierno regional es que esté operativo el próximo año. ¿Qué es lo que queda por hacer? Pues las acometidas de agua y electricidad, entre otras mejoras, para las que se ha destinado un presupuesto de 125.000 euros. También habrá que dotarlo de personal para que pueda abrir sus puertas. Caso distinto con la Casa del Urogallo, ubicada en el pueblo casín de Tarna. Terminada en el año 2010, pero sin instalación eléctrica y sin un suministro de agua. El proyecto original, es decir, dedicarlo al urogallo, acabó decayendo y el Principado decidió devolver el inmueble a los vecinos. Se habló de utilizar el edificio como albergue, con destino turístico o como nuevo centro social para el pueblo. Todavía está cerrado.

Pero sin duda uno de los proyectos que más ilusionaron, sobre todo a los empresarios de turismo del parque, fue el uso lúdico de los pantanos. Una medida aprobada en la Junta General del Principado, en otoño de 2017, y que se esperaba fuese una realidad el verano siguiente. Sin embargo, la iniciativa no para de encontrarse piedras en el camino, aunque ya tiene aprobado el reglamento de gestión. La última fue la del Consorcio de Abastecimiento de Agua de Asturias (Cadasa), que rechazó hacerse cargo de la construcción del embarcadero, un decisión que criticó el propio alcalde de Caso, Miguel Fernández. El regidor ha tomado las riendas del proyecto con la intención de que, esta vez sí, se pueda realizar un uso recreativo del embalse de Tanes. Eso sí, de momento no hay fecha para que las canoas puedan entrar en el pantano.

El que sí abrió, aunque tiene sus problemas, fue el parador de Brañagallones, ahora como refugio de montaña. Sin embargo, la instalación tiene problemas con sus generadores de gasoil, que han obligado en algún momento a cerrar la instalación. La solución pasa por la instalación de otro sistema que pueda dar electricidad al refugio y evitar estas dificultades.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats