Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Franco se aferra a la medalla de Mieres

El Ayuntamiento reitera a los herederos del dictador la petición para que devuelvan la joya que se le entregó en 1952 y le fue retirada en 2018

Reproducción de una imagen de TVE de la visita de Franco a Mieres para recoger la medalla.

Reproducción de una imagen de TVE de la visita de Franco a Mieres para recoger la medalla.

La familia Franco recibió durante cuatro décadas infinidad de regalos, dádivas y obsequios. Ahora, cuando ha llegado el repudio, parecen aferrarse a posturas tan pueriles como las que quedan circunscritas a candorosos argumentos como el que establece popularmente que “por Santa Rita, lo que no se da no quita”.

Los herederos del dictador no han devuelto la medalla de oro del concejo de Mieres, retirada por acuerdo plenario en febrero de 2018. Esta distinción le fue concedida a Francisco Franco el 7 de diciembre de 1951. De hecho, fue entonces creada ex profeso para agasajarlo. Aunque tarde, la Corporación decidió hace ya más de dos años y medio anular el honor, al tiempo que demandaba la devolución de la medalla como objeto físico. La familia Franco se ha puesto de perfil y no se ha querido dar por enterada.

El gobierno local de Mieres sostiene que pretende insistir en el requerimiento a los Franco para que devuelvan la medalla. “Insistiremos y buscaremos la fórmula de poder confirmar que el requerimiento les ha llegado”, apuntan las fuentes municipales consultadas por este diario.

La postura del Ayuntamiento, obviamente, tiene un componente esencialmente simbólico, pero también podría valorarse desde un punto de vista puramente crematístico. Y es que la medalla entregada en 1952 no era precisamente una baratija. Fue encargada a una conocida joyería ovetense y costó 15.700 pesetas, cantidad que, según las tablas del Banco de España, equivaldría hoy a más de 30.000 euros. Para poder tener una referencia estimativa de lo que supuso este desembolso económico en la época, a mediados del siglo pasado se podía comprar un piso en Madrid por unas 90.000 pesetas.

El Pleno municipal acordó a principios de 2018 retirar la medalla del concejo a Franco y, al tiempo, suspender el nombramiento como hijo adoptivo de José Antonio Girón de Velasco, Ministro de Trabajo en los primeros años de la dictadura. El acuerdo se alcanzó mediante una moción presentada por IU, PSOE y SOMOS – el PP se abstuvo–. La iniciativa surgió a raíz de que el exconcejal socialista Dimas Martínez presentase unos meses antes por registro una solicitud para anular los citados honores concedidos al dictador y a Girón de Velasco.

“Estos reconocimientos no fueron el resultado de la libre expresión y del debate de ideas, sino de la pura adulación de las élites a quien no solo no merece homenaje alguno, sino la más dura reprobación”, remarcaron entonces los partidos de izquierdas. Suprimidas las distinciones, quedó establecido el encargo de intentar recuperar las joyas que simbolizaron el retirado honor. Esta tarea ya se antojaba en 2018 complicada. La por entonces recientemente fallecida hija del dictador, Carmen Franco, fue interceptada en 1978 en Barajas cuando intentaba llevar a Suiza 38 piezas de oro, incluidas medallas, insignias y condecoraciones de su padre. Es posible que la concedida en Mieres estuviera entre estas joyas, ya que como se ha dicho era de gran valor.

Expuesta en Oviedo

Con todo, el Ayuntamiento de Mieres no desistirá en su empeño de recuperar la valiosa medalla. El historiador Ernesto Burgos relata que el Ayuntamiento tuvo que pedir un crédito sobre el presupuesto del año siguiente para costear la pieza, que llegó a estar expuesta durante un tiempo en la joyería de la calle Uría en la que se elaboró: “Siempre es agradable exponer joyas que, como ésta, resultan tan bonitas y acabadas”, apuntó el joyero al solicitar permiso para mostrar la valiosa composición.

El propio dictador se desplazó a Mieres en 1952 para recoger la valiosa distinción municipal. Tras la entrega, se asomó al balcón del Consistorio para mostrar la joya y dirigirse brevemente a los mierenses. En esa misma sala, los actuales responsables políticos acordaron en 2018 retirar la distinción y exigir la devolución de la medalla. De momento, lo último sigue pendiente.

El proceso

  1. La distinción. El Ayuntamiento de Mieres acordó en 1951 imponer a Francisco Franco la medalla de oro del concejo.
  2. La entrega. La medalla fue creada ex profeso para agasajar al dictador, que se desplazó a Mieres para recogerla.
  3. Un alto coste. La medalla fue encargada a una conocida joyería ovetense y costó 15.700 pesetas

Compartir el artículo

stats