Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado desecha reparar el sanatorio de Bustiello hasta que tenga un nuevo uso

Cultura rechaza una petición para que se arregle con urgencia la botica e insta a los propios vecinos a que asuman la búsqueda de inversores

Una pancarta de protesta, con el edificio de la botica justo detrás. | Jandro Rodríguez

Una pancarta de protesta, con el edificio de la botica justo detrás. | Jandro Rodríguez

El Gobierno regional no tiene previsto abordar en el corto plazo ningún tipo de rehabilitación en el sanatorio de Bustiello, uno de los principales referentes del Bien de Interés Cultural (BIC) que conforma en su conjunto el poblado minero impulsado dentro de una política de paternalismo empresarial desarrollada por los marqueses de Comillas, entre 1890 y 1930. El director general de Cultura y Patrimonio, Pablo León, comunicó ayer a la plataforma “Salvar el sanatorio de Bustiello” que el Principado no abordará ningún tipo de actuación en el inmueble mientras no exista un proyecto de uso. Es más, según explicaron tras el encuentro los portavoces de la citada asociación, León les instó a involucrarse en la búsqueda de alguna empresa interesada en instalarse en las viejas dependencias.

“Hemos asistido a una prueba inequívoca del nulo interés del Principado por rehabilitar estas instalaciones”, apuntaron ayer los portavoces de la plataforma. La reunión con el director general de Cultura y Patrimonio había sido convocada, en concreto, para solicitar una actuación urgente en el edificio que en su momento albergó la botica del antiguo centro sanitario. “Se trata de una estructura que presenta un avanzado estado de deterioro, con la techumbre muy dañada”, explican los responsables del colectivo. “La actual situación hace necesaria una actuación urgente para evitar que en poco tiempo el edificio se convierta en una auténtica ruina”.

La respuesta del Principado, siempre según la versión del colectivo que reclama inversiones para el BIC mierense, ha sido negativa: “Nos han comentado que mientras no tengan un proyecto de uso no compensa realizar ningún tipo de actuación”.

El sanatorio de Bustiello, cuya titularidad corresponde al Principado de Asturias, es uno de los inmuebles más llamativos del poblado. El edificio data del año 1902 y muestra elementos modernistas en su fachada. La escuela de niñas se adosó en 1921 y la farmacia completó el conjunto, en el año 1924. La Administración regional reparó el edificio entre los años 1998 y 2000, a través de una escuela taller de Arqueología Industrial. Una vez finalizadas las obras, nadie se preocupó de su mantenimiento. El hospitalillo quedó abandonado a su suerte. Desde entonces, el equipamiento ha sufrido actos vandálicos y un paulatino deterioro ligado a la desatención.

Uno de los frontales del sanatorio, con pintadas. | Jandro Rodríguez

“El edificio de la botica lleva ya más de un año sin techo y está en riesgo la propia estructura”, explican los vecinos. Los responsables de la plataforma “Salvar el sanatorio de Bustiello” no entienden que el Principado pretenda dejar en sus manos la búsqueda de una empresa para que se instale en el inmueble: “La protección del patrimonio debe recaer en la administración regional, no en la sociedad civil”.

Las quejas, a las que también se suma el Ayuntamiento de Mieres, no han hecho más de aumentar de tono con el paso de los años. La fachada, uno de los rasgos más característicos del sanatorio, está parcialmente cubierta por pintadas, algunas artísticas y otras menos.

El emblemático inmueble duerme prácticamente al raso, ya que no hay ninguna ventana que haya sobrevivido a estos últimos años de abandono. La cubierta cada día tiene menos tejas y se filtran las goteras. Una situación que, tal y como predijeron los vecinos, ocasiona la aparición de humedades en el interior.

Compartir el artículo

stats