Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los osos asturianos se curan en León por el retraso del hospital de la fauna de Redes

“Sali”, la osezna hallada en Somiedo, fue tratada en Valsemana antes de ser soltada en Caso | La previsión es que el complejo abra este verano

El hospital de la fauna de Redes, con el cierre perimetral en primer término. En el círculo, la osezna “Sali” durante su estancia en el centro de recuperación de Valsemana (León). | L. M. D. / Gobierno de Asturias

El hospital de la fauna de Redes, con el cierre perimetral en primer término. En el círculo, la osezna “Sali” durante su estancia en el centro de recuperación de Valsemana (León). | L. M. D. / Gobierno de Asturias

“Sali” ha vuelto a Asturias. La cría de oso cantábrico, hallada el pasado mes de agosto en una cuneta de la localidad asturiana de Éndriga (Somiedo), fue reintroducida en el parque natural de Redes hace unos días. Había sido trasladada a las instalaciones de recuperación de la fauna de Valsemana (León). Si todo marcha según lo previsto, “Sali” podría ser el último ejemplar que tendrá que salir de Asturias para recuperar fuerza antes de volver al monte. Está previsto que el hospital de la fauna salvaje de Redes abra sus puertas en verano-, con un proyecto que incluye visitas guiadas.

Han pasado ya diez años desde la construcción de las instalaciones, en Sobrescobio. El centro supuso una inversión de 4,5 millones de euros y se diseñó para recuperar especies amenazadas y favorecer la vuelta a su hábitat de animales heridos que son recogidos en el entorno natural. Solo se utilizó para la recuperación de las osas “Molinera” y “Lara”, intervención que duró unos cuatro meses en total.

Luego, el candado. En septiembre del año pasado, el Principado anunció que estaba prevista una obra para que las instalaciones volvieran a funcionar. Se destinaron 125.000 euros a la puesta en marcha del centro para la fauna salvaje, incluyendo las obras para abordar las acometidas de agua y electricidad. Ésta última resultó dañada tras el robo de gran parte del cobre de los tendidos y cuadros de las instalaciones.

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, anunció en una reciente visita a Campo de Caso que el objetivo es que el centro empiece a funcionar este verano. Explicó, además, que surgieron imprevistos en la obra durante el invierno por el temporal “Filomena”. “Causó daños que también han tenido que ser reparados”, concretó el responsable regional.

Cuando el centro empiece a funcionar, lo dotarán de contenido. La principal novedad que prevé el Principado son las visitas guiadas por el hospital de la fauna salvaje. Habrá zonas para conocer el trabajo de recuperación con los animales, según explicó Calvo en su visita a Redes: “Queremos que ese trabajo sea, incluso, algo que se pueda visibilizar para el conjunto de la sociedad”. “Esa riqueza que tenemos, nuestra biodiversidad, tiene que ser un elemento de diversificación para esta zona”, añadió.

Recuperación

Objetivo: recuperar animales como la osezna “Sali”. La cría de oso pardo fue hallada en la localidad de Somiedo en agosto de 2020. Estaba en una situación de “extrema vulnerabilidad”, tras encontrarse sola en una cuneta. El Principado anunció que estaba “desnutrida y deshidratada”, posiblemente “tras ser abandonada por su madre”. Recibió los primeros cuidados en una clínica veterinaria de Oviedo, aunque aun tenía mucho camino por recorrer. Su recuperación fue larga e incluyó su traslado al centro de recuperación de la fauna silvestre de Cantabria, donde estuvo tres meses. Finalizó el tratamiento en las instalaciones de recuperación de la fauna de Valsemana (León). Allí estuvo hasta que alcanzó los 36 kilos de peso, los que corresponden a una hembra de su edad.

La osezna estuvo sometida a un estricto protocolo de vigilancia y de aporte alimenticio. En las primeras semanas, su nutrición se basó en carroñas y frutos secos y carnosos (carne de corzo, huesos, bellota, hayuco, manzana, nueces y castañas). En las últimas, fueron disminuyendo el aporte de frutos secos y carnosos para adecuar la alimentación de la osezna a lo que encontraría en el medio natural (carroña, hierba y bulbos).

Lista, al fin, para la vuelta a casa. La semana pasada, el Principado comunicó la vuelta de “Sali” a Asturias. Fue una actuación coordinada por responsables y personal técnico de Castilla y León, Cantabria y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

La operación de reintroducción al medio natural tuvo lugar en el parque natural de Redes, hace solo cuatro días. La zona, anunciaron desde el Principado, se eligió teniendo en cuenta una serie de factores: la disponibilidad de alimento y la escasa presencia humana, entre otros.

Si todo marcha según lo previsto, “Sali” será el último ejemplar asturiano que tenga que trasladarse fuera de Asturias para su recuperación. A menos que así lo exija una circunstancia de fuerza mayor. No obstante, los gobiernos de Asturias, Cantabria y León han llegado a un acuerdo para coordinar las actuaciones para la correcta recuperación del oso pardo.

Compartir el artículo

stats