DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Yes de Mieres, tienes perru": La actividad para educar a las mascotas

Dieciséis perros de Mieres participan con sus dueños en un programa de mejora de la convivencia entre animales y humanos

Alba Martínez juega con “Moli”, entre otros animales. | A. Velasco

Alba Martínez juega con “Moli”, entre otros animales. | A. Velasco

Más tranquilos, más obedientes, menos estresados y con una mejor convivencia con los humanos y el entorno. Así llegaban ayer al parque canino del campus dieciséis perros de Mieres que participaron en el programa “Yes de Mieres, tienes perru”, que organizó la Concejalía de Salud del Ayuntamiento de Mieres, y que fue un rotundo éxito. Tanto, que habrá una segunda edición que ya tiene las plazas agotadas. Y es que las mascotas son hoy un miembro más de la familia, que también requieren de un cariño y un cuidado muy especiales.

La foto de familia de varios de los participantes en el programa. A. Velasco

La encargada de impartir este programa fue Alicia Fernández Torres, de La Llobera Intervenciones, organización que comparte con Sara García. “El programa tiene como objetivo educar a los dueños para paliar los posibles problemas de convivencia que puedan surgir en un área de convivencia entre animales y personas”, señaló la experta. La actividad consta de cuatro sesiones individuales con cada dueño y animal, donde se van trabajando, en función del caso y la problemática de la persona y su animal, se busca la mejor terapia de mejora para ambos. “Vamos desde una obediencia básica porque no hay un grado de control sobre el animal, hasta problemas de miedo, inseguridades o ansiedades, también generados por la pandemia”, indicó Alicia Fernández, que trabaja desde su organización La Llobera con varios estamentos en el uso de terapias caninas.

Verónica Valverde pasea con su perro “Ares”. A. Velasco

Los usuarios del programa, que se cerró ayer, se mostraron encantados con los resultados. Verónica Valverde es una de esas personas que participaron junto a su mascota. “El mayor problema que tenía con ‘Ares’ era yo: no sabía llevarlo bien, tenía miedo, y el perro también es muy inseguro”, indica la dueña de este “lobo checoslovaco”. “Las clases nos sirvieron a los dos, y ahora ya puedo disfrutar de los paseos con el animal”, apunta Valverde. Eso constata la teoría de la adiestradora: “he notado que hemos conseguido empoderar a los dueños, que muchas veces venían derrotados pensando que no podía con su animal”.

Otro “Ares”, en este caso un border collie, es el perro con el que Ludivino Álvarez participó en el programa. “Lo trajimos porque tiene una manía de tirarse a los coches”, apunta. Aunque no puede decir que haya desaparecido del todo el problema, ya que “aún queda trabajo por hacer”, la mejoría es mucha. “Usamos un sistema de recompensas y un aparato llamado ‘clicker’, y vamos avanzando mucho”, señala este mierense.

Ludivino Álvarez, con su perro "Ares". A. Velasco

Con dos perros acudió a las sesiones Elena Toimil. “Sidra”, una border collie con un carácter “difícil” y “Forest”, un galgo “que come todo lo que ve”. “Hemos hecho grandes progresos con los dos, y ya vemos como sus problemas de conducta han mejorado”.

“Moli” es la perra de Alba Martínez, que fue sin un problema definido al programa, pero que acabó orientando las clases hacia la obediencia de su cachorra. “Todo lo que sea trabajar para estabilizar a los animales es bueno”, apunta. Y es que no solo los animales deben aplicarse. En palabra de Alicia Fernández: “yo equilibro perros y educo personas”. Ahora, hay 16 familias más felices con sus mascotas en Mieres.

Compartir el artículo

stats