Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin usuarios, pero con actividad: el centro neurológico de Langreo acelera para abrir

El Imserso asegura que el Credine está en proceso de planificación para definir los protocolos de atención y seguirá colaborando con el Principado

Ambulancias delante del Credine, cuando estuvo atendiendo a pacientes con coronavirus. | Juan Plaza

Sin pacientes, pero con actividad. Esta es la situación actual del Centro de Referencia para personas con Discapacidades Neurológicas (Credine) de Barros que, tras ser recuperado por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) desde el pasado día 1, se encuentra inmerso en el “proceso de planificación y ejecución para definir los protocolos de atención, así como el desarrollo de los correspondientes procesos de evaluación y de difusión del conocimiento”. Así lo explicaron ayer fuentes del Imserso y confirmaron también los propios trabajadores.

Este trabajo ya viene de atrás. Con la conclusión del Estado de Alarma el pasado 9 de mayo, el Imserso “reactivó el proceso de puesta en marcha del Credine como centro de referencia estatal especializado en daño neurológico, con el objetivo de reducir discapacidad y mejorar su adaptación a las nuevas condiciones que esta situación plantea en sus vidas”. Sin embargo, antes de recibir los primeros usuarios, “hay que definir previamente un modelo de atención social que pueda facilitar elementos de referencia sobre la atención de proximidad, incorporar el abordaje de la soledad no deseada desde diferentes puntos de vista, como la definición, los elementos a valorar, la orientación de las intervenciones y sus resultados;) y analizar los elementos de las instituciones que facilitan la atención centrada en la persona”, destacaron ayer.

Además de estar inmersos en el proceso de planificación y ejecución, el Imserso también está colaborando con la Consejería de Derechos y Servicios Sociales del Principado de Asturias a través de un protocolo general de actuación para el desarrollo de programas en el centro, que se concretará en la coordinación de las actuaciones. Así, desde el Imserso se ha propuesto, en esta fase en la que no ha concluido la pandemia, “activar el programa del centro sobre necesidades identificadas en la población del Principado de Asturias que podrían ser atendidas con recursos de este centro”. De este modo, se quiere dejar claro que, aunque no haya todavía pacientes, el centro no está cerrado y se está acelerando para atender a usuarios en el menor plazo posible.

La llegada de la pandemia trastocó en parte los planes que tenía el Imserso para el centro de Barros, ya que pretendía ponerlo en funcionamiento a principios del pasado año. Pero llegó el coronavirus y el Imserso cedió de forma temporal estas instalaciones para acoger a pacientes covid, ser refuerzo del sistema sanitario. Los primeros traslados se hicieron el 22 de marzo y la situación se alargó hasta hace muy poco. Desde hace unas semanas el centro ya no contaba con enfermos, con lo que tocaba volver al plan inicial del Imserso.

Aún así, y a pesar de que las instalaciones de Barros estaban en manos del Principado de forma temporal, el Imserso también fue avanzando meses atrás en el diseño del proyecto de funcionamiento del centro, gestionando diferentes contratos que permitieran la inmediata puesta en marcha del centro en cuanto tomaran las riendas. Aquí se incluyen los contratos de suministros de electricidad y gas natural, el mantenimiento general, el servicio de limpieza, la gestión de residuos, la lavandería o la vigilancia.

Compartir el artículo

stats