DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos presentan un millar de alegaciones contra la quema de combustible sólido

Las asociaciones presentaron ayer el grueso de las quejas: “No aceptaremos una incineradora encubierta en la Pereda y habrá movilizaciones”

El movimiento vecinal, ayer, tras la presentación de la alegaciones. | D. M.

El movimiento vecinal, ayer, tras la presentación de la alegaciones. | D. M.

El movimiento vecinal acudió ayer al Ayuntamiento de Mieres para tramitar el grueso de las alegaciones que la sociedad civil ha elaborado contra la quema de residuos en la central térmica de La Pereda. Este colectivo ha canalizado ya más de 800 alegatos contra el proyecto de Hunosa. “Aún quedan unos días de plazo y estamos seguros de que se superarán las mil alegaciones”, explicó ayer Miguel Ángel Martín, presidente de la asociación de vecinos de La Rebollada.

La Pereda, Loredo, La Rebollada, Cardeo, Barrio Pachón, Valmurián, Pumardongo, El Corión y Ablaña. Son algunas de las localidades del norte de Mieres que se están movilizando contra los planes de Hunosa de quemar residuos (Combustible Sólido Recuperado, CSR) en la térmica de La Pereda a partir del año que viene. En el segundo semestre de 2022 la central estará en disposición de quemar residuos madereros propios y ajenos (biomasa), tras una rápida transformación desde la combustión carbón y estériles de mina a residuos ecológicamente más aceptables. El problema es que el proyecto recoge la posibilidad de quemas hasta un 25 por ciento de CSR, es decir, unas 85.000 toneladas al año.

“Mantenemos un rechazo frontal a la quema de CSR. A partir de ahora seguiremos dando pasos de cara a iniciar movilizaciones si el proyecto sigue adelante”, remarcó Miguel Ángel Martín. “El problema es que la biomasa es sólo una tapadera para quemar residuos y convertir la central térmica en una incineradora encubierta. Por eso no pasamos. No tenemos ningún problema con la biomasa, pero la quema de residuos no la aceptaremos”, añadió el portavoz de la plataforma ciudadana contraria a la iniciativa.

Las alegaciones, en síntesis, advierten de los graves riesgos para la salud que supone la quema de residuos, en especial debido a las dioxinas que se emiten y a la generación de residuos. Junto a los representantes del movimiento vecinal que ayer se dieron cita en el Ayuntamiento también estuvieron presentes dirigente de Podemos. La diputada Nuria Rodríguez subrayó que personalmente ha trasladado al Consejero de Industria que “los vecinos no van a bajar los brazos”. La dirigente regional indicó igualmente que “está va a ser una pelea dura y larga ante una amenaza que parece anteponer la situación de una empresa con problema económicos a la salud de la ciudadanía”. Y añadió: “Hay informes pediátricos que reflejan los graves problemas que producen las dioxinas , sobre todo en menores y segmentos de la población como las embarazadas”.

Compartir el artículo

stats