Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La negociación de Rioglass Solar finaliza sin acuerdo sindical

SOMA y CC OO rechazan los despidos que plantea la empresa, “no vamos a firmar nada”

La planta de Rioglass Solar en Villallana (Lena).

La planta de Rioglass Solar en Villallana (Lena). Julio VIVAS

El conflicto laboral en las plantas de Rioglass Solar en Mieres y Lena sigue sin arreglarse, una vez que ha terminado el periodo de consultas. No sólo por la cerrazón de la compañía que, mantiene su propuesta de despedir a 52 de sus trabajadores aunque ofreciendo recolocaciones a treinta de ellos, sino por las distintas informaciones que se manejan sobre el futuro de la compañía. Y es que en la negociación, tal y como explicaron ayer desde el SOMA y CC OO, les han asegurado que no habrá carga de trabajo hasta el año 2023. Sin embargo, en la planta que la compañía tiene en Sevilla se manifestó públicamente que las factorías estarían a pleno funcionamiento a partir del próximo mes de enero gracias a dos proyectos de plantas termosolares en Arabia Saudí y Chile.

Al conocer esta última información, CC OO de Industria anunció que sus delegados en la empresa daban por rotas las negociaciones “ante la manifiesta desconfianza que tenemos hacia la empresa al calor de lo conocido”. Y es que, según apuntan en CC OO de Industria “no sabemos cuáles son las intenciones y el compromiso de Rioglass con Asturias o con sus trabajadores, y le exigimos a la empresa que sea clara en sus planteamientos, ya que las medidas planteadas, más parecen destinadas a gestionar un cambio de modelo productivo, utilizando falsos argumentos”. Por ello, el sindicato manifiesta su total oposición a la propuesta de la empresa, “estando dispuestos a valorar cualquier otra posibilidad que resuelva el problema que tiene actualmente Rioglass, hasta que la situación permita dotar de carga de trabajo a toda la plantilla sin que haya despidos”.

También rechazan el planteamiento de la compañía los delegados del SOMA-FITAG-UGT en el comité de empresa. “No vamos a firmar ningún acuerdo que no rebaje los despidos”, aseguraron. El sindicato había planteado a la empresa un acuerdo que combina las recolocaciones con bajas incentivadas y un expediente de regulación laboral de 18 meses, tiempo más que suficiente, según la central, para que se pueda reconducir la situación. La propuesta de la compañía sólo garantiza 23 de los 91 empleos que tiene la empresa en Mieres y Lena, en su mayoría de administración. Quedan otros 16 que de momento tienen garantizada carga de trabajo para tres o cuatro meses, pero cuya continuidad en la empresa no está clara.

Compartir el artículo

stats