Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xune Elipe | Cantante de “Dixebra”, | habla hoy en Ciaño sobre la historia de la música asturiana

Xune Elipe: “La música tradicional asturiana se conformó entre los siglos XII y XVI”

“Se prohibía, bajo pena de excomunión, que los hombres y mujeres bailaran juntos”

Xune Elipe. | LNE

Xune Elipe ultima el próximo disco de “Dixebra”, además de un libro sobre la icónica formación de punk-rock. Entre tanto, hoy a las 20.00 horas estará en la Casa de los Alberti, en Ciaño, para hablar sobre su trabajo “Hai una llinia trazada. Historia de la música asturiana”, con el que obtuvo el premio Máximo Fuertes Acevedo de ensayo en asturiano que concede la consejería de Cultura.

¿Dónde empieza esa línea trazada?

–En el paleolítico. En la Cueva de la Paloma en el Oriente de Asturias se encontró una flauta.

–Pero...

–No, no hago un estudio desde el paleolítico hasta ahora, sería demasiado

–¿Entonces?

–Me centro en tres momentos importantes en la historia de la música asturiana.

–¿El primero?

–Entre los siglos XII y XVI. Es el momento en el que se conforma la música tradicional asturiana, cuando surgen las melodías y los instrumentos. Ya lo decía Torner, que los orígenes de nuestra música hundían sus raíces en los siglos XII y XIII. En ese primer periodo vemos cómo muchas canciones tradicionales asturianas que están interpretadas por mujeres ala pandereta nos remiten a las cantigas, a la métrica medieval.

–¿El segundo hito en esa historia?

–Es cuando pasamos de la música tradicional anónima a la de autor. Llega con el romanticismo y el nacionalismo musical asturiano, a finales del siglo XIX y principios del XX. Aparece la música de autor, con gente como Baldomero Fernández o Víctor Sáenz. Se publican cancioneros armonizados. Baldomero Fernández es el gran creador de la asturianada tal y como las conocemos hoy. Las canciones canónicas de la tonada, obligatorias en muchos concursos, son creaciones de esa época. Es un periodo que llega hasta la Guerra Civil.

–¿Cuál sería la tercera parada en esa línea trazada?

–Es la que da origen a la música asturiana contemporánea. A partir de Conceyu Bable del 1974, con los últimos momentos de la dictadura franquista y la Transición hasta nuestros días. Es cuando surge el nuevo cancio astur, cuando empieza a conocerse la música celta y nace el rock en asturiano.

–¿Con cuál de estos tres momentos se queda usted?

–Cada uno tiene lo suyo pero el primero, esa etapa del siglo XII al XVI es muy interesante. Por eso he llamado al estudio “Hai una llinia trazada”, se puede seguir el rastro desde esa época hasta la actualidad, por ejemplo, la jota de Cabrales es una cantiga en toda regla. Pasa lo mismo con los instrumentos, la zonfona, los panderos, la gaita, o el tambor asturiano, proceden de aquella época.

–¿Qué encontró, además de música, en su investigación?

–No soy musicólogo así que lo planteo como un estudio etnográfico o más bien sociológico. Encontré disposiciones eclesiásticas que prohíben, delimitan o influyen en cómo el hombre utiliza la música. Se prohibía a los hombres y a las mujeres bailar juntos. Hay una disposición en la que se dice que en la danza prima los hombres no pueden acercarse a menos de tres varas del círculo en el que bailan las mujeres. Se intentó prohibir que se tocara la gaita en misa. Son siglos, entre el XII y el XVI, en los que la única música que existía en los documentos era religiosa. Incluso hay disposiciones sinodales del Arzobispado de Oviedo en las que se dicta pena de excomunión para quien incumpla esas normas de no tocarse al bailar. Pero el pueblo siempre asumió la música como un lugar de resistencia.

–Añadamos un cuarto momento histórico, el actual.

–La música asturiana está trazándose constantemente y quiero pensar que esa línea que empieza en el siglo XII es infinita. Los músicos actuales somos herederos de esa tradición y eso ha convertido a Asturias en una potencia musical dentro de la música identitaria. Para ser un territorio pequeño, con tan solo un millón de habitantes, la diversidad, la riqueza y la potencialidad de la música asturiana son enormes. Seguimos trazando esa línea que iniciaron nuestros antepasados en el siglo XII y no es una línea recta, está llena de recovecos, y bifurcaciones.

Compartir el artículo

stats