Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Esto es insostenible”, afirman los ganaderos sobre la situación del sector

Trescientas reses se reúnen en El Campu en el concurso nacional de la vaca casina | Nino Rodríguez, exdirector de Ganadería, presidirá Aseamo

7

El concurso nacional de la vaca casina

En 1991 la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno de la Raza Asturiana de la Montaña (Aseamo) tenía registradas 300 reses y ahora hay más de 19.000. Se ha producido un incremento de ejemplares de vacas casinas, raza originaria del concejo del alto Nalón que le da el nombre, pero la situación actual, con el alza de los costes de producción, es “inasumible”, denuncian los ganaderos. Así lo afirmaron ayer en el XXIII Concurso Nacional de la raza asturiana de la montaña, que se celebra este fin de semana en el recinto ferial de El Campu. Allí se reunieron 281 reses de 33 ganaderías de Ribadedeva, Llanes, Cangas de Onís, Colunga, Piloña, Nava, Siero, Gozón, Langreo, Laviana y Caso.

“Si no se toman medidas será imposible poder aguantar”, aseguró Alberto Remis, cuya ganadería, ubicada en Cuerres (Cangas de Onís) había logrado ya cinco premios antes de concluir la mañana. “La situación en las explotaciones es muy crítica”, dijo. Tanto Remis como Adrián Rozada y Saúl Méndez, de Porrúa (Llanes), aludieron a los “elevados costes de producción”, con la subida de la luz, el gasóleo y los piensos, pero también a los daños de la fauna salvaje. “Los lobos entran en los pueblos y hay problemas con los jabalíes”, indican los ganaderos que crían reses de una raza que en los años ochenta del pasado siglo había llegado a un momento crítico y, aunque tuvo cierta recuperación, sigue catalogada en peligro de extinción.

“Se paga por las vacas como hace 40 años”, indicó Remis, que considera que esta situación hace inviable la incorporación de jóvenes al sector. “Esto va a reventar, es insostenible”, apuntó Méndez. Para los dueños de las explotaciones “vivir exclusivamente de la ganadería será inviable”.

El certamen de la vaca casina de 2020 iba a celebrarse en Caso pero la pandemia lo impidió. Esta edición sí se pudo llevar a cabo, organizada en Caso por Aseamo y el Ayuntamiento con la colaboración del Principado, el Ministerio de Agricultura y Caja Rural. La primera jornada concluyó con el homenaje póstumo a Valeriano Remis, impulsor de la recuperación de la vaca casina, que fue uno de los fundadores de Aseamo y presidente durante 22 años. El ganadero de Cangas de Onís falleció en agosto de 2020. “Agradecemos el reconocimiento a mi padre”, indicó su hijo Alberto.

La labor de Valeriano Remis en la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno de la Raza Asturiana de la Montaña fue “importantísima”, afirmó Nino Rodríguez, exdirector de Ganadería del Principado, que dimitió meses atrás por las decisiones del Gobierno central relacionadas con la protección del lobo. Poco antes había advertido de que renunciaría si se incluía en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre).

Nino Rodríguez será, en unos días, el nuevo presidente de Aseamo. Su candidatura es la única presentada y la asamblea la ratificará el día 21 de este mes. “De la asociación forman parte más de 650 socios de nueve comunidades autónomas”, señaló. La raza asturiana de la montaña es “muy dura, se adapta a cualquier terreno y cría muy bien”, destacó. Entre los objetivos de Rodríguez, que ya ejerció como vicepresidente de la entidad durante once años, está la potenciación de la comercialización de terneros con un cebadero de Toledo y seguir con la organización del concurso y las muestras.

Los ejemplares de esta raza “cada vez se demandan más fuera”, apuntó Francisco Cueto, técnico de Aseamo. Señaló además que ocho explotaciones de Caso crían “animales en pureza”. “Nos gustaría que se sumasen más ganaderos”, dijo antes de recomendar que “se críen razas autóctonas”.

El certamen finaliza hoy con la entrega de premios. Antes se subastarán tres sementales. El viernes llegaron los animales de las ganaderías participantes en el concurso. Ayer, a las nueve de la mañana comenzó la calificación, que se extendió hasta las dos de la tarde. Tras un parón, se retomó a las cuatro de la tarde hasta las nueve de la noche. En la plaza del Ayuntamiento se instalaron puestos artesanos. El certamen de vaca casina se celebrará el próximo año en Piloña.

Compartir el artículo

stats