Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fuego que quemó cuatro coches de madrugada en Langreo fue accidental

Una vivienda también sufrió daños por las llamas

Lugar en el que ardieron los vehículos, con la persiana que sufrió daños al fondo. | J. V.

Hasta cuatro vehículos resultaron afectados por un incendio que tuvo lugar en la madrugada del lunes al martes en el barrio langreano de Pando. Todos los indicios apuntan a que el incendio ocurrió de manera accidental, iniciándose en uno de los vehículos y extendiéndose al resto, con lo que se descarta que fuera un fuego provocado, según apuntaron fuentes cercanas a la investigación.

Los hechos tuvieron lugar alrededor de las doce y media de la noche en la calle Lorenzo Medina de Pando, junto a la cancha deportiva. El centro de coordinación de emergencias del 112 Asturias recibió el aviso a las 00.47 horas y en la llamada indicaban que estaba quemando un vehículo y había más turismos cerca. También se señalaba que no había personas afectadas por el incendio.

La sala del 112 del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) activó una dotación de bomberos que se dirigió hasta el lugar de los hechos. El fuego había calcinado dos turismos y una furgoneta, aunque también resultó afectado un cuarto vehículo en la parte trasera y el lateral izquierdo. Además, dada la cercanía del aparcamiento en el que estaban los vehículos con las viviendas, el fuego afectó a las persianas de dos ventanas que estaban ubicadas en la planta baja de una casa.

Los bomberos consiguieron extinguir el fuego a las 1.37 horas, estando de regreso en su base a las 2.26 horas. El SEPA dio aviso a la Policía Local de Langreo y a la Guardia Civil. Estos últimos no llegaron a intervenir, ya que era una zona de competencia de la Policía Nacional, que es finalmente quien hizo las diligencias colaborando con la Policía Local. A pesar de que entre el vecindario se había extendido el rumor de que el incendio de los vehículos podría haber sido intencionado, fuentes cercanas a la investigación aclararon ayer que no había indicios de ello y que todo apuntaba a que el fuego se había producido de manera accidental. Aun así, se abrió una investigación policial para aclarar los hechos y permitir a los titulares de los vehículos las reclamaciones a sus correspondientes seguros.

Los vehículos afectados fueron retirados ayer por la mañana de la zona, en la que todavía se podía apreciar el alcance del fuego a través de las manchas negras que había en el suelo. En la vivienda afectada todavía seguían colocadas las persianas que el fuego había destrozado.

Hechos similares

Este es el segundo hecho similar que se produce en Langreo en los últimos diez días. El pasado 29 de julio se calcinó totalmente un coche en la rotonda de entrada al distrito de Riaño. Los hechos habían ocurrido alrededor de la una y media de la tarde y había sido la Guardia Civil quien avisó del incendio al servicio de emergencias del 112 Asturias al encontrarse con el vehículo ardiendo. Además del coche, el fuego afectó cincuenta metros cuadrados de prado.

No muy lejos de allí, concretamente en el Polígono Industrial de Riaño III, ardió otro turismo a finales del mes de mayo. En este caso, la llamada de alerta a la sala del 112 Asturias tuvo lugar de madrugada, a las 4.06 horas. En ninguno de los casos hubo personas afectadas por el fuego.

También a finales de mayo se produjo el incendio de otro vehículo en el bario de La Pomar. A diferencia de los otros casos, se trataba de una máquina barredora que estaba trabajando en la zona, originándose el fuego de manera fortuita. El suceso se produjo sobre las diez de la mañana.

El incendio causó bastante alarma en el barrio langreano como consecuencia de la intensa humareda que se generó. Fue el propio conductor del vehículo quien explicó cómo se habían producido los hechos: "Empezó a quemar la parte izquierda de atrás, donde la baterías. Las máquina lleva un extintor pequeño y lo utilicé hasta que se agotó, pero como es fibra empezó a quemar y no hubo manera de apagarlo".

El operario municipal llevó la máquina incendiada hasta una zona utilizada como aparcamiento para alejarla de la vía pública. "Me llevé un buen susto. Al principio logré que se apagara un poco, pero al seguir caliente vuelve a prender, según me dijeron los bomberos", indicó entonces el hombre.

Compartir el artículo

stats