Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hunosa se expone a una sanción por una denuncia de la Coordinadora Ecoloxista

La empresa admite el "inicio de un expediente por una supuesta infracción leve"

La compañía estatal Hunosa afronta un expediente sancionador por parte de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico tras una denuncia de la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies en referencia a un depósito de cenizas de la central térmica de La Pereda, en Mieres.

Según apuntan los ecologistas, la térmica "construyó un depósito temporal de cenizas y escorias en una parcela contigua, próxima al río Caudal, sin haber adoptado las medidas básicas de protección en los laterales para evitar la dispersión del material polvoriento por acción del viento". Asimismo, exponen que "el depósito tampoco dispone de medidas para evitar la acción del agua de lluvia sobre estos residuos, con el riesgo de que lixivien y contaminen el río Caudal, junto al que se ubica".

Fuentes de Hunosa admitieron ayer que "hay un inicio de expediente por una supuesta infracción leve". Y explicaron que la compañía tiene la autorización medioambiental del Gobierno del Principado para el acopio denunciado, que es de cenizas clasificadas como "residuos no peligrosos" y se trata de un acopio temporal hasta su traslado al vertedero definitivo. El acopio está en zona pavimentada por losa de hormigón perimetrada por murete, sin riesgo de escorrentía.

Hunosa utilizaba en el pasado la escombrera de Pumardongo para depositar los estériles de la central térmica. La compañía ya inició el año pasado las labores para restaurar este espacio que contaron con una inversión de 140.000 euros. Además de su restauración, la compañía estatal maneja el proyecto de desarrollar una planta solar de 11,3 megavatios que desarrollará en colaboración con las empresas Imsa y Maetel que, a día de hoy, sería la mayor planta solar de Asturias.

Compartir el artículo

stats