Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albino Suárez

Como el río

Albino Suárez

¡Ha muerto Campal!

Campal, José Luis Campal, un amigo, un lavianés ejemplar, se nos ha ido. Paz para él.

José Luis Campal, había trabajado en la empresa de El Carbonero, después Alcotán, en el departamento comercial. Artista, los vehículos eran rotulados por él, así como cientos de vehículos particulares; pero sobre todo era un artista de la plumilla y el carboncillo, autor de excelentes retratos de personas conocidas del celuloide o de la localidad. Rostros conseguidos y logrados, llenos de pulcritud y admirable perfección. Sorprendente perfección.

Tenía 86 años y siempre había disfrutado de una actividad que mantenía en plenitud vigorosa. Pero hace un par de meses se sintió mal, va al médico, va al hospital y el diagnóstico es letal. Afección cancerígena intestinal. Duró muy poco. Ayer fue su entierro, por lo civil, que hasta en eso Campal ha sido íntegro consigo mismo.

Tenía 86 años, pero hasta sus últimos meses practicaba la natación en la piscina cubierta de Laviana. Era gran aficionado al esquí, pero era, sobre todo, una gran artista de la plumilla y el carboncillo. Sus retratos son un dechado de perfección. Lo que podrán testificar quienes le han conocido y tienen alguno de sus retratos en sus casas.

Campal era viudo de Luisa Fernández, a la que nunca la faltaban claveles rojos en unos peñascales de la playa de La Ñora, tal vez como un signo de fidelidad y amor perpetuo, entre una promesa y un juramento. Al respecto algo le preguntamos y algo nos dijo... Si admiramos la tarea artística de Campal, desde entonces le admiramos más por su aspecto humano.

Campal tiene dos hijos, José Luis Campal Fernández, de nombre igual al del padre, y Germán, el que tiene algún cargo en tierra de Navia en defensa de la naturaleza o algo semejante. Campal hijo es poeta, profesor, historiador y conferenciante, quien se encuentra convaleciente en un hospital de Granada por mor del coronavirus. En Granada ejerce sus funciones docentes. A ambos hijos les envío nuestra condolencia, que saben que es sincera por el trato y amistad que tuvo con el padre de ambos, el bueno de Campal, José Luis Campal, ejemplo de persona y de artista en el retrato. ¡Paz para él!

Compartir el artículo

stats