Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Ibáñez

La que está cayendo

La preocupante situación social y económica del país y los conflictos laborales que están surgiendo

No me voy a referir a la climatología, que cuando hilvano estas líneas azota a Asturias con frío, lluvia, e incluso nieve.

El aletargamiento de una sociedad, extrañamente adormecida, pese a una situación cada vez más deteriorada en su conjunto, con complicidades de los que deberían de estar en primera fila reivindicando soluciones como es su obligación, parece que toca a su fin, precisamente por el empuje de sus bases y la ciudadanía, que les obligan a dar la cara. A menudo escucho que si el Gobierno fuera de otro signo hace tiempo que arderían las calles. Seguro.

Los conflictos acumulados desde hace tiempo da la impresión de que reventaron. Buena prueba de ello es la lucha en las calles de Cádiz y su entorno, incluso con ¡una tanqueta! para reprimir a los trabajadores que demandan un salario justo. Algo insólito en estos tiempos e impropio de un país que presume de europeo.

A estas alturas el muestrario de problemas graves se va ampliando a diario. Transportistas desesperados, ganaderos, agricultores, pensionistas, trabajadores en ERTE, o simplemente despedidos sin más, subida brutal de la cesta de la compra, cifras de paro millonarias, y empujón definitivo hacia la pobreza severa a una clase media que es la que siempre sustentó al país. A los asturianos nos toca buen trozo de este negativo pastel.

Se podría añadir a cientos de miles de personas que tienen que depender de diversas organizaciones para poder subsistir y tener que llevarse algo a la boca, ellos y los suyos.

De la electricidad y los carburantes no les cuento nada, ustedes mismos lo están sufriendo en sus carnes, y tiritando.

Así que con la que está cayendo, todo un caldo de cultivo para que vislumbren problemas graves en el cercano horizonte, por lo cual se necesitan soluciones con urgencia.

Obviamente huelgan los parches. Cuando llueve un paraguas te ayuda un poco, pero cuando llega el diluvio de nada sirve.

Compartir el artículo

stats