DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista con Asier Etxeandia - Actor y músico

Asier Etxeandia: "Pedro Almodóvar está en un momento de apertura total"

El actor vasco se convierte en chico Almodóvar en 'Dolor y Gloria' en un año en el que triunfa musicalmente de la mano de Mastodonte, su proyecto más personal

Asier Etxeandia forma parte del equipo de la nueva película de Pedro Almodóvar, Dolor y Gloria.

Asier Etxeandia forma parte del equipo de la nueva película de Pedro Almodóvar, Dolor y Gloria. Manolo Pavón - El Deseo

Su magnetismo sobre el escenario le ha hecho convertirse en uno de los artistas más poliédricos y versátiles del escenario estatal. Asier Etxeandia (Bilbao, 1975) vive en estado de ebullición. A punto de estrenar 'Dolor y Gloria', la nueva película de Pedro Almodóvar, tiene tiempo para girar con su Mastodonte, el proyecto musical que ha creado junto a Enrico Bárbaro y con el que ha revolucionado los límites tradicionales que separan la música de la interpretación creando un sorprendente universo único y personal.

- Podremos verte dando vida a Alberto Crespo, junto con Antonio Banderas, en 'Dolor y gloria', el último filme de Pedro Almodóvar, a punto de estrenarse. ¿Cómo ha sido la experiencia?

- Ha sido una experiencia preciosa. Creo que además es un guión muy personal, muy bonito y muy especial. Pedro está en un momento de apertura total, muy balsámico para él. Fue un rodaje maravilloso y tengo mucha suerte porque tengo un personaje preciosísimo que quise desde el primer momento. He tenido casi todas las escenas con Antonio Banderas y con Leonardo Sbaraglia y ha sido genial, ha sido un aprendizaje muy grande. Antonio es un tipo estupendo y Leonardo también, la verdad que sí.

- ¿Pensó en ti para este papel?

- No, hizo bastantes pruebas. Me lo gané a pulso (risas).

- Repites como chico Almodóvar, porque hay que recordar que en 'Los abrazos rotos' hiciste de camarero ciego en una escena que no se llegó a incluir en el montaje final pero que sí forma parte de los contenidos adicionales del DVD. ¿Te quitas al fin esa espinita?

- No he tenido ninguna espinita. Hay algo más importante que uno mismo, que es la obra, siempre. Y esa secuencia se quitó porque ya se contaba en otro lugar y esto pasa mucho. Pasa en obras de teatro, en conciertos, en película... siempre hay escenas que se van. Y a no ser que tengas un ego que te domine pues lo entiendes, porque es más importante que la película se cuente.

Asier Etxeandia en 'Dolor y Gloria', la última película de Pedro Almodóvar

El actor vasco Asier Etxeandia cuenta cómo ha sido la experiencia de rodar con Pedro Almodóvar. /Aida M. Pereda

- Habrá que esperar a septiembre para ver 'Sordo', de Alfonso Cortés-Cavanillas, donde das vida a Anselmo, un maqui sordo que continúa escondido combatiendo el franquismo sin saber que la Guerra Civil ha terminado. ¿Qué ha supuesto para ti este proyecto y este personaje protagonista?

- Es un peliculón. De las cosas que más orgulloso estoy que he hecho en mi vida. Ha supuesto para mí un gran periplo y mucha responsabilidad. La verdad es que lo pasé mal al principio pensando en que tenía que hacer todo lo que tenía que hacer y enfrentarme a Anselmo, que es un personaje difícil y que conlleva mucha implicación y mucho compromiso. Se habla de algo muy fuerte, como es la Guerra Civil, pero la verdad es que con La Caña Brothers trabajo muy bien.

- Anselmo, tu personaje en 'Sordo', tiene un punto de locura estimulado por su sordera.

- Sí, bueno, por ahora oigo bastante bien. Sería una putada que me quedara sordo justo cuando saco el primer disco (risas). ¡No, por favor!

- En la sociedad actual, ¿crees que es necesario hacer oídos sordos?

- Sí, también es importante. Está bien estar un poco loco, estar un poquito 'zumbao'. Por aquí me entra y por aquí me sale. Es algo que estamos aprendiendo también. Las críticas son inevitables, cada uno que diga lo que quiera. A mí la opinión ajena realmente no me suele interesar bastante, me da un poco igual, es algo que puede sonar un poco pretencioso, pero es cierto. Creo que es sano. Todo el mundo puede tener su opinión, pero no puedes dejarte guiar por la opinión de los demás porque nunca serías tú mismo al final. Nunca podrías hacer nada, te quedarías paralizado.

Asier Etxeandia da vida al personaje de Alberto Crespo. / Manolo Pavón - El Deseo

- Precisamente confías en Alfonso Cortés-Cavanillas y La Caña Brothers para mostrar el imaginario de Mastodonte, el proyecto musical que habéis creado juntos Enrico Bárbaro y tú.

- Sí, porque hemos pasado por lugares como 'Sordo' y otras pelis y me siento muy seguro con Alfonso. Él sabe mucho y nos hace sacar lo mejor de nosotros, creo que es un tío muy libre.

Un proyecto muy personal

- Enrico, ¿cómo os conocisteis?

- Enrico: Nos conocimos en 'El intérprete', el espectáculo de Asier. Yo tocaba el bajo con él y empezamos a darnos cuenta de que teníamos muchos gustos en común. Empezamos a improvisar y vimos que nos lo pasábamos bien.

- Asier: Estaba clarísimo que la vida, cada día, nos ha ido juntando un poco más. Hemos ido descubriendo poco a poco que era bueno trabajar juntos. En seguida empecé a descubrir cómo era él y cómo funcionaba musicalmente y cada vez me sentía más cómodo hablando de música con él. Veía su falta de prejuicios, todos sus gustos, lo inteligente y lo sabio que era y lo bien que me venía a mí tener a alguien así a mi lado.

- ¿De qué forma surgió este proyecto? ¿Fue algo premeditado?

- A: Sí. Yo llevaba tiempo que quería hacer música, pero sobre todo se lo contaba a Enrico. Y cuando terminó 'El intérprete' dije: "hagámoslo". Nos fuimos a vivir juntos por temporadas durante dos años, trabajábamos luego cada uno en su casa y volvíamos a juntarnos. El Mastodonte se fue creando solo prácticamente. Nos utilizó a nosotros como cobayas, como canales para él mismo exponerse.

Asier Etxeandia y Enrico Bárbaro explican su nuevo proyecto musical, Mastodonte

Asier Etxeandia y Enrico Bárbaro explican su nuevo proyecto musical, Mastodonte. /Aida M. Pereda

- ¿Qué significado tiene para vosotros el Mastodonte?

- A: Mastodonte nos inspiraba mucho. Aparte de ser un animal tremendamente pesado, enorme, torpe, que acabó muriendo al final por tuberculosis, curiosamente, que es la enfermedad de los románticos, todo esto nos parecía que era perfectamente transportable a una especie de ente que todos llevamos con nosotros. Es un peso que tiene que ver con la inseguridad, con la sociedad, con todo lo que nos cuesta muchísimo ser nosotros mismos, con todo lo que nos imponen los demás y lo que nos imponemos nosotros mismos. Ese peso nos parecía interesante de contar y nos gustaba la idea de que el verdadero mastodonte es aquel que es como quiere ser, a pesar de todo. Jugar con eso, con la verdad, con el que se expone y el que demuestra. Una frase maravillosa que dijo Enrico y que me he apropiado es que "Mastodonte son aquellos que expresan su exclusiva belleza".

- ¿Cómo definiríais vuestro sonido a alguien que no os conozca?- A:

Creo que hemos encontrado un sonido que bebe de muchas aguas, de muchas inspiraciones diferentes, pero tiene una identidad propia y tiene un sonido mastodóntico dentro del soul, del rock, de la electrónica... Con bajo, con bases, con intensidad... creo que al final todo es bastante mastodóntico (risas).

- E: Amamos y escuchamos tantas cosas diferentes que lo más coherente para nosotros es intentar ajustar el estilo a la canción, a la letra, a lo que queremos contar y al ambiente que queremos crear sonoramente.

- A: Siempre he sido muy fan de los artistas multimedia, como David Bowie, Laurie Anderson, Björk... gente que ha tenido las inquietudes suficientes como para poder explorar más allá de la música y llevarnos a mundos. Y nosotros tenemos esa inquietud, la hemos tenido siempre, y es apasionante y muy divertido inventarnos y descubrir nuevos conceptos interpretativos o estéticos y llevarlos a nuestros videoclips y a nuestros directos.

Mastodonte es el proyecto musical formado por Asier Etxeandia y Enrico Bárbaro. / Aida M. Pereda

-Y ¿qué recorrido queréis realizar con Mastodonte?

- E: Todo lo posible.

- A: Eterno. Ojalá que dure más que nosotros. Hemos estado dando de mamar al mastodoncito y una vez se ha puesto a andar lo hemos puesto a trabajar.

- E: Tenemos muchas ganas.

Compartir el artículo

stats