Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con llingua propia

Blanca y nosotres

Nun basta col recuerdu rasu de los seres que se nos van, convién convertir esi recuerdu en signu de pervivencia

Cultura - Libros

Cultura - Libros

Malpenes diez díes pasaren desque finaron los ritos funerarios del últimu actu na existencia física de Blanca Álvarez, la escritora. Les circunstancies de la persona especial qu’ella foi –y entá ye– llévenme a escribir estes llínies. Nosotres somos les persones toes que tuvimos al rodiu d’ella y que vamos guardar el so recuerdu. Dende’l Cartavio natal de Blanca Álvarez hasta’l centru de la nuestra comunidá hai una llínia que llega’l pueblu de Santa María de Grau. Y ehí queda la casa de Blanca que tantes vegaes llenamos de charres y de fuelga.

Yo escurría entós el xacíu que tien que Blanca aniciara’l llabor lliterariu con poesía y como poeta. Eso significa que ficiera lo que ficiera podría tornar dempués y camudalo como-y petara. Y que tando Blanca Álvarez mui reconocida nel ámbitu de la novela xuvenil nun había qu’escaecer que muncha narrativa suya lléese y ha de lleese na clave adulta de lliteratura en llingua castellana. Hai un envís de dualidá dinámica na obra y nel caráuter de Blanca Álvarez que de forma si se quier irónica y chistosa noto yo na mención que-y brindó la nomada editorial alemana White Ravens. O seya, Cuervos Blancos: una contradicción creyativa. Nel mundu del periodismu pasába-y un poco lo mesmo, sigún confidencia amistosa. Entraba en delles redacciones (entrar entró en varies importantes) y causaba un efectu dual: llevantaba aprecios esllumanes nunes persones y d’otres llevaba llevantos y fastidios faltosos. Claro que siempre quedaba porriba la so personalidá, neses ocasiones. Un elementu d’esa fuercia yera ensin dudalo’l calter feminista radical de Blanca Álvarez, militante notable del feminismu asturianu. Quiciavis l’eventu nel qu’esa militancia pintó más ñidia foi cuando Blanca presentó la novela “Las herejes”, el 5 de payares de 2015, y la presentadora yera Amelia Valcárcel. Nesi actu Amelia sorrayó la manera en que Blanca escribe arreyada a la estética feminista: lo que peta ye la revuelta de los personaxes femeninos en protagonistes dafechu. Lo mesmo da que se faiga ficción fantástica o rellatu d’aventures, o que s’asonsañen cultures orientales. El casu ye deprender y esparder. Otra de les vocaciones de Blanca Álvarez: la educación artística y feminista en colexos y centros d’estudiu.

Otriamente alcontrámonos na casa de Santa María de Grau coles dos persones xóvenes más averaes a Blanca y heriedes de la so obra. Iria y la so parexa, Carlos. A Iria, la fía de Blanca, téngola conocida del campus universitariu, pero nun fai falta dicir que na escena estética d’Asturies tol mundu reconoz a Iria como Flavia y a Carlos como Vérval, líderes del percorríu grupu de pop-folk Xera. Quien visite na Rede la presentación de la obra “Llume” el 14 de xunetu de 2013 revivirá un conciertu de lo más intenso, completo y espeutacular de lo que se fai anguaño nel arcu atlánticu. Y verá a Iria y a Carlos en aición, al vigulín, a la zanfona, al pianu.

Too esto qu’escribo ye la vida, sí, pero la parca tien sos víes y el mal del que Blanca Álvarez taba siendo tratada llogró sos fines. La verdá ye qu’ella trataba tamién al aneurisma con ciertu despegu paciente y referíase con ciñu a les méliques más cercanes a ella como si fueren collacies. A lo cabero la familia xunida atendió’l procesu en tou momentu con serenidá, la mesma que Blanca tuvo mentes lu padeció. ¿Daqué más tendría que dicise nesta columna? Sí, polo menos esto: que nun basta col recuerdu rasu de los seres que se nos van, que convién convertir esi recuerdu en signu de pervivencia. Asina seremos a pensar daveres una idea de cierta inmortalidá.

Cola ayuda de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu del Principáu d’Asturies

Compartir el artículo

stats