01 de febrero de 2012
01.02.2012
 

El emocionado abrazo de Quini

01.02.2012 | 01:00

Gijón, Á. C.

La despedida de Preciado estuvo cargada de emociones. Sus más allegados cuentan que no pudo evitar las lágrimas cuando, en Mareo, una vez se le había comunicado su destitución, se subió al coche y llamó a su hijo. El cántabro llegó a El Molinón antes que el presidente y esperó junto a las oficinas del club, en plena calle, apurando un cigarrillo. Lo hizo en compañía de su auxiliar, Josep Alcácer, y el secretario general del Sporting, Carlos Barcia. Mientras, saludaba a algunos aficionados, todavía ajenos a su destitución. El carisma de Preciado ha calado hondo no sólo en el sportinguismo, también en muchos de los que día a día trabajaron con él. La mejor muestra fue la emoción de Quini, el máximo exponente del Sporting, que se fundió en un intenso abrazo con el cántabro después de que se anunciara públicamente su marcha. Otro de los que estuvieron cerca del de Astillero fue el capitán del equipo, David Barral, que también acudió al campo para acompañar a su entrenador. «Quizá esto sea un punto y seguido y vuelva algún día ¿Quién sabe?», comentó Preciado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Fórmula 1

Fórmula 1

Fórmula 1 2018

Vive la emoción del Mundial de Fórmula 1 y sigue a Fernando Alonso en McLaren

 

Buscador de deportes