Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MAXI CANCIO | NUEVO JUGADOR DEL UNIÓN FINANCIERA BASE OVIEDO

"Tenía muchas ganas de volver; quiero dejar al equipo en Asobal"

"Oviedo está preparado para tener un equipo en la máxima categoría; ya lo tuvo con el Naranco y ahora hay un gran proyecto"

Hablar de Maxi Cancio (Oviedo, 1984) es hacerlo de una de las figuras más destacadas que ha dado la cantera del Base Oviedo. Un jugador con una enorme experiencia en División de Honor Plata y en la Liga Asobal, que ha sido internacional con la selección española en categorías inferiores y con la absoluta de Uruguay, su otro país. Su regreso al Unión Financiera Base Oviedo es todo un acontecimiento y una prueba más de que el proyecto del club de Vallobín va a por todas, con el objetivo del ascenso marcado a fuego. Cancio no solo quiere dar el primer paso y ascender a Plata: su gran objetivo es dejar al equipo de su vida en Liga Asobal, la máxima categoría.

- ¿Cómo se gestó su vuelta?

-Ha sido fácil porque yo tenía muchas ganas de volver. Estaba bien asentado en Cangas del Morrazo (Pontevedra), pero este último año jugué en el Atlético Novás, me tenía que desplazar todos los días una hora, tengo dos hijos y me apetecía volver a mi hogar. En Galicia he estado muy a gusto, pero ahora, con los niños, me apetecía mucho volver.

- Lo hace además a un proyecto ambicioso.

-Estaba tranquilo porque conocía este proyecto y eso me daba la tranquilidad de que al final iba a volver. Más tarde o más temprano sabía que iba a acabar aquí mi trayectoria deportiva. Por eso me daba de cabezazos contra la pared al ver que no subían porque me hubiera gustado más volver en División de Honor Plata, pero este equipo nunca ha ascendido a esa categoría y también es bonito estar aquí para intentar conseguirlo.

- ¿Sueña con terminar subiendo con el Base Oviedo a la Liga Asobal?

-Por supuesto. La ciudad está preparada para tener un equipo arriba como lo tuvo cuando la época del Naranco. Además, el apoyo de Unión Financiera es muy importante y eso te cambia todo.

- Pero primero toca ascender a División de Honor Plata.

-Para mí es más difícil subir de Primera a División de Honor Plata que luego hacerlo a Asobal. Primero tienes que clasificarte a una liguilla y después te lo juegas todo en un par de partidos. No soy muy partidario de este sistema porque tienes tres o cuatro lesiones antes de jugar y se te puede venir todo abajo, pero está hecho así.

- ¿Qué le parece el equipo que ha formado el Base Oviedo?

-La verdad es que de casa conozco a unos cuantos como Nacho Huerta, con el que compartí muchos años en el Juanfersa, y Tolmos, con quien también he coincidido. Este es un mundo pequeño y tengo referencias de todos los jugadores, aunque no los haya visto o no los conozca visualmente. Sé que hay un nivel muy alto.

- ¿Qué puede aportar usted a este equipo?

-Versatilidad. Puedo jugar en ataque y en defensa. También creo que puedo aportar competitividad, por mi experiencia y por mi forma de ser. Allí donde he estado he sacado siempre mi gen competitivo.

- ¿Jugar el Mundial con Uruguay es otro aliciente para seguir compitiendo?

-Sé que tengo años, pero me veo físicamente bien. Además, ahora no es el momento de dejarlo porque quiero estar en el Mundial de Egipto como sea. Las circunstancias no son las idóneas, pero siempre es un placer poder pegarle a los mejores (risas). Tengo que estar en ese Mundial como sea, se juegue cuando se juegue. El seleccionador cuenta conmigo. Me ha dicho que me quiere con él hasta 2023 o 2024 y que nos iremos juntos.

- ¿Qué siente cuando piensa que va a volver a la pista donde todo comenzó?

-Llevo años que me pone los pelos de punta la sola idea de poder volver a Vallobín. Cuando se fundó el club yo ya jugaba al balonmano, y el segundo año ya estaba en el Base Oviedo. Es mi casa. Sueño con dejarlo en Asobal. Espero poder seguir luego como entrenador, y quién sabe si va a poder ser en este mismo proyecto.

Compartir el artículo

stats