Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Avilés se pone serio

El conjunto blanquiazul gana al Vallobín y ya encadena tres victorias

Dioni, en primer término, con el jugador del Avilés Álex Prendes, ayer, en el Municipal de Vallobín. | Miki López

Dioni, en primer término, con el jugador del Avilés Álex Prendes, ayer, en el Municipal de Vallobín. | Miki López

El Avilés ha puesto ritmo de crucero y encadena tres victorias seguidas tras derrotar ayer a un serio Vallobín. El equipo blanquiazul, con mucho talento en ataque, ha conseguido el equilibrio defensivo que le permite haber recibido tan solo un gol en los tres últimos encuentros que ha disputado.

El Vallobín, por su parte, comenzó el partido teniendo más aproximaciones al área del Avilés. Si bien, sería el equipo visitante el que conseguiría desnivelar el marcador al conseguir Rafael, de cabeza, batir al meta Marcos tras un centro desde la banda derecha de su compañero Félix cuando tan solo habían transcurrido diez minutos de partido. A raíz del tanto, el Avilés cerró las líneas, espero atrás y defendió el resultado.

El Vallobín no se descompuso a pesar del gol y generó también sus oportunidades, pero el Avilés, con una defensa seria y con mucho oficio, logró irse al descanso con el marcador a su favor y con el objetivo cumplido.

El segundo tiempo fue un calco del final del primero, puesto que el Avilés salió cerrado atrás y defendiendo su renta ante un Vallobín que abrió líneas y que se aproximaba también al área del Avilés, pero le faltó efectividad. En los primeros minutos de esta segunda mitad, Nacho Cabal tuvo una de las más claras del Vallobín, pero David Armengol demostró su calidad y despejó bien de puños. Natalio, que esta vez salió desde el banquillo, pudo aumentar la distancia del Avilés en un disparo desde fuera del área que detuvo bien Marcos.

Nacho Cabal volvió a probarlo en el minuto 66 y a punto estuvo de lograr el tanto del empate, pero se entretuvo demasiado y el defensa visitante Alburquerque se le adelantó y despejó el balón. El partido entró después en una fase de mucho juego en el centro del campo, con muchas interrupciones, muchas faltas que facilitaron que fueran pasando los minutos sin que sucediera nada más.

Compartir el artículo

stats