Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“La clave para la élite es tener implicación máxima”, coinciden Cabeza y Cuétara

La entrenadora del Unicaja Gijón y el director deportivo del Bidasoa reivindican el balonmano español: “Es atractivo”

Por la izquierda, Cristina Cabeza, Eloy Méndez y Jacobo Cuétara, ayer, antes de empezar su coloquio sobre deporte de élite en el clinic celebrado en el recinto ferial Luis Adaro. | Juan Plaza

“La clave para estar en la élite es la implicación máxima, aunque muchas veces no va en paralelo a lo que cobras”. Un punto en común para comenzar la charla. Cristina Cabeza, entrenadora del Balonmano La Calzada Unicaja Gijón, coincide con Jacobo Cuétara, natural de Ribadesella, y actual director deportivo de Bidasoa Irún. “En el balonmano solo vendemos las miserias, pero la Asobal –primera categoría masculina– es una de las mejores ligas de Europa”, relata Cuétara. “La competición Guerreras Iberdrola –primera femenina– es muy atractiva”, añade Cabeza. Ambos participaron ayer en la jornada de clausura del I Clinic Handball Coach en un coloquio que analizó el tema “Cómo competir en la élite del balonmano español”.

El coloquio estuvo moderado por Eloy Méndez, redactor jefe de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón, que destacó la buena acogida del clinic en su estreno. “Es algo muy positivo, porque pone en valor lo que hace muchísima gente, de forma muchas veces poco visible, en este deporte. El enorme mérito es de haber creado interés en torno al balonmano”, destacó.

La conversación fluyó sobre el estado de salud del balonmano, de las competiciones de primer nivel, sin dejar de lado la cantera, y también echando la vista hacia el futuro y por dónde debe crecer este deporte. Cristina Cabeza demandó en primer lugar acercarse al modelo alemán. “En la élite, respecto a otros deportes, no notó diferencias con el balonmano, pero ya dentro sí que apreció un nivel de más profesionalización en Alemania, tienen estructuras muy superiores a la nuestra”, indicó. “Hay muchos deportes de élite olímpicos que cobran muchísimo menos que nosotros, y solo una minoría lo hacen más”, añadió Cuétara.

La crisis económica de 2008 golpeó al deporte y especialmente al balonmano, que ahora, con otra crisis provocada por la pandemia del covid, busca recuperar fuerza de nuevo. “Me tocó vivir la etapa de muchísimo dinero en la que se optaba a títulos europeos, y ahora es diferente. Hay que dar pasos adelante de manera sólida, para no volver a caer en los errores del pasado, cuando la crisis afectó y no había una estructura consolidad de clubes”, destacó Cuétara.

Cristina Cabeza, por su parte, ahondó en la necesidad de trabajar el aspecto psicólogo para estar en el máximo nivel competitivo. “Es fundamental fichar buenas personas, se gana mucho desde dentro del vestuario. Aunque siempre es necesario tener a una persona que ponga los puntos sobre las íes, es mucho más clave ser buena persona”, afirmó antes de añadir que “en todos los clubes en el que he estado he tenido un psicólogo deportivo que me ha ayudado y que hace que las cosas fluyan mucho mejor”.

Por último, para cerrar la charla, ambos echaron una mirada hacia el futuro. Cuétara habló sobre el Bidasoa Irún y sus objetivos: “Logramos dos subcampeonatos en tres años. Queremos seguir creciendo y estabilizar el rendimiento independientemente de la plantilla que tengamos”. Y Cabeza sobre el Unicaja Banco La Calzada, con prudencia, pero también con emoción, se mojó sobre la temporada y el futuro de la entidad: “Lo primero es un proyecto deportivo para que las niñas de Gijón puedan llegar a la élite. En la Liga, aunque estamos arriba, lo primero es evitar el descenso lo antes posible. Y también reconozco que ahora no meternos en la fase final de la Copa de la Reina sería un fracaso”.

Compartir el artículo

stats