Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto femenino

El deporte celebra el regreso de Ainhoa López en un Barça de Primera tras superar un cáncer

La jugadora de 25 años, diagnosticada en febrero de Linfoma de Hodgkin, estará en el estreno del equipo azulgrana en la Liga Femenina

Ainhoa López, tras un entreno en la Ciutat Esportiva del Barça. Joan Cortadellas

El Barça CBS volverá a la Primera División femenina de baloncesto este miércoles en Leganés. Quince años después de su disolución, el equipo azulgrana se instala de nuevo en la élite. La ilusión por el regreso de un histórico (cuenta con dos títulos de Liga, 2003 y 2005) se une a la celebración que vive todo el mundo del deporte por la reaparición de Ainhoa López (Barcelona, 1997), totalmente restablecida de un Linfoma de Hodgkin después de seis meses de tratamiento.

"Estoy emocionada, con mucha ilusión y enormes expectativas para esta temporada", valora Ainhoa López, en una charla con El Periódico. "Tenía inquietud por ver cómo respondía físicamente después de estos meses. Pero voy cogiendo ritmo y sintiéndome muy bien para el estreno de la Liga", añade la jugadora barcelonesa, que recibió a principios de julio la noticia con la que soñaba: la remisión completa del cáncer

"No voy a negar que cuando te dan una noticia como esa, que tienes cáncer, es un shock. Te cambia todo", admite. "Tu única prioridad es curarte. Pero como me decían que tenía un buen pronóstico, mi mente estaba en ver cuándo podía volver", cuenta acerca de su positiva evolución ante uno de los cánceres con mejores perspectivas de curación, con un porcentaje por encima del 70%.

Apoyo abrumador

"La palabra miedo ha existido. Es inevitable. Es una palabra muy grande y a la vez te genera dudas. Pero yo soy una persona positiva y mantengo una fe ciega en los médicos. Y cuando hubo momentos de bajón, que también existieron, ahí estaba mi familia", cuenta Ainhoa, que lleva en los genes el amor por el deporte. Su padre Manuel López fue jugador de baloncesto en el Santiago Apóstol y su madre, Loli Rodríguez fue una de las pioneras del fútbol femenino en el FC Barcelona.

Una ola de solidaridad se generó en el mundo del deporte cuando Ainhoa anunció a principios de febrero que se le había detectado el cáncer y que abandonaba la competición unos meses para tratarse. "Quería ponerle nombre a lo que me pasaba. Esperaba que la gente me apoyara, pero la respuesta fue abrumadora. No fue solo el círculo del baloncesto, que es mi mundo, sino que se agrandó a todo el mundo del deporte en general. Y eso también fue una motivación, que me empujó y me dio energía para seguir", destaca.

Entre los muchísimos apoyos que le llegaron encontró el de la tenista canaria Carla Suárez, afectada también por la misma enfermedad, un tipo de tumor cancerígeno, cuyas células malignas están en la sangre. "Ha sido un referente para mí y me ha ayudado mucho", admite Ainhoa, que el mismo día que recibió el alta médica, publicó en sus redes una imagen con la camiseta que le regaló Suárez, en la que se leía la frase: ‘Stronger than cancer’ (más fuerte que el cáncer). "Me explicó que esa camiseta se la puso cuando ella se curó y me dijo al dármela: ‘estoy convencida de que te la vas a poner’…Ha sido un apoyo muy, pero que muy grande".

Cargadas de ilusión

Reintegrada de nuevo en la dinámica del Barça CBS, Ainhoa reconoce que el equipo desborda ilusión por encarar la nueva temporada, que se presenta con Perfumerías Avenida, Valencia y Uni Girona como favoritos. "No sé si es por la emoción y la ilusión de jugar el primer año en esta Liga, pero las sensaciones de pretemporada son muy buenas", admite la escolta barcelonesa. "Intentamos mantener los pies en el suelo y sabemos que el objetivo es consolidarnos en la categoría. Pero a la vez no renunciamos a nada".

Una de las virtudes del cuadro azulgranaes que ha mantenido a un núcleo duro en la plantilla que dirige Isaac Fernández: ocho de las jugadoras del ascenso y ha hecho también algunas incorporaciones interesantes como las de la exinternacional Anna Cruz.

"Como dijo hace poco Alexia Putellas, hemos venido para quedarnos, aunque matizaría: hace tiempo que estábamos aquí y ahora queremos mantenernos y lograr más visibilidad. El año pasado ya jugamos un partido en el Palau Blaugrana y fue un sueño, aunque yo lo seguí desde el banquillo, porque la gente respondió. Espero que este año se pueda repetir y yo vivirlo en la pista".

Compartir el artículo

stats