Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol: El proyecto del Femiastur revive en el Real Avilés

“Era esto o la desaparición”, asegura Sita Méndez, la fundadora del club femenino, sobre el acuerdo con Diego Baeza

Sita Méndez, en La Toba.

Sita Méndez, en La Toba. Ricardo Solís

Cuando parecía que se moría, el proyecto futbolístico de Rosa María Méndez, conocida por todos como Sita, se ha revitalizado de forma inesperada. Sita Méndez, fundadora del Femiastur en 2002, ha llegado a un acuerdo con Diego Baeza para que su club se integre en el Real Avilés Industrial a partir de la próxima temporada. “Era esto o la desaparición”, explica con toda claridad Méndez, que había visto como en los últimos años se había debilitado una estructura que llegó a contar con siete equipos federados.

“Diego Baeza contactó en febrero conmigo, intercambiamos cuatro impresiones y quedamos para el final de temporada”, señala Sita Méndez sobre los pasos iniciales de lo que ha acabado en un acuerdo de fusión. “He visto a Diego muy interesado en contar con una sección femenina y entiende que el Femiastur ha sido el referente en Avilés. Siempre respetando nuestra historia. Por eso, por su sensibilidad e interés, me transmitió la suficiente confianza para tirar juntos hacia delante”.

Para Sita Méndez, que en los últimos años ha ejercico de entrenadora, además de presidenta, “se abre un nuevo ciclo”, muy diferente a aquel intento de 1998, también con el Avilés presidido por José María Tejero: “En aquel momento se hizo con el Carbayedo, pero a los cuatro años alguien decidió prescindir del equipo femenino, por lo que fundé el Femiastur”. Y añade: “Cuando nadie quería a las chicas en los clubes masculinos, ahí estábamos nosotras. Llegamos a tener siete equipos. Pero éramos un club independiente, sin apoyos, y llegamos a un momento crítico”.

La fuga de jugadoras dejó en los últimos años al Femiastur con un solo equipo, pero no quiere acusar a nadie: “Esto ocurre en el fútbol en general”. Así que prefiere ver el lado positivo: “Que por fin un club masculino mostrase interés no deja de ser una victoria, aunque sea agridulce porque vaya en detrimento del Femiastur. Pero salir en precario no era bueno para las chicas. Esta temporada teníamos una plantilla de 16 jugadoras y en algunos partidos estuvimos justas”.

Esa plantilla será la base del equipo de la próxima temporada, ya como Real Avilés Industrial Femiastur, pero con la idea de fortalecerlo, “sin descartar el ascenso a categoría nacional”, dice Sita, que no tiene problema en dejar de ejercer de presidenta. “La gestión hay que hacerla, pero lo que me gusta es el juego. Soy más formadora que entrenadora”, aunque también busca a la persona ideal para el banquillo. Su equipo seguirá jugando en La Toba, “pero esperamos llevar algún partido al Suárez Puerta”.

Sita Méndez deja claro que si ha dado el paso adelante, al margen de las necesidades del Femiastur, es porque “creo en el proyecto. Baeza ha dado un giro de 180 grados al club y noto que la afición vuelve a tener ilusión. Los hechos son los hechos y espero que se cumpla todo lo hablado”.

Compartir el artículo

stats