Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias pasa pantalla

La reestructuración de las categorías suprime la Tercera, creada hace 44 años y en la que han jugado 66 equipos de 33 concejos

Una alineación del Caudal, el equipo que más veces ha sido campeón de Tercera.

Una alineación del Caudal, el equipo que más veces ha sido campeón de Tercera. FERNANDO RODRÍGUEZ

Al cuarto nivel del fútbol español le cambian la denominación. Durante 44 años (1977-2021), lo conocimos bajo el nombre de Tercera División y, a partir de ya, será rebautizado como Segunda RFEF. De esta manera, si el estricto significado de los números ordinales dejaba de ser respetado hace cuatro décadas, ahora se reincide todavía más en el juego de palabras, y si la Tercera fue la cuarta, la cuarta pasa a ser la Segunda. El trabalenguas se hace inevitable y el buen uso de mayúsculas y minúsculas, más importante todavía.

De entrada, digamos que la ya extinta 3ª División estrenó su condición de cuarto escalón bajo una representatividad análoga a la de la nueva 2ª RFEF. Durante aquellos finales de los 70, los asturianos viajaban por Galicia, Cantabria y Castilla y León, área que, con la llegada de los 80, quedó limitada a terrenos asturcántabros. A partir del ejercicio 1986-1987, inclusive, la categoría dejaba definitivamente su condición de interautonómica y ningún equipo asturiano volvería a disputar partidos de liga regular más allá del Pajares o de los ríos Eo y Deva.

La cosa empezó el primer fin de semana de septiembre de 1977, concretamente el día 4, sábado, con un empate (1-1) entre CD Gijón (Claudio, Jiménez…) y Gimnástica Torrelavega. David López, el turonés que subiría al primer equipo del Sporting un año después, fue el primer goleador asturiano de la nueva 3ª División, en la que también intervenían Real Avilés (Viti, Gilabert, Luis Gabriel…), Gijón Industrial (Canteli, Pepín…), Turón (De la Lama, Veli Espinedo…) y Siero (Casielles, Félix Malcorne…). Eran 5, igual número de equipos que intervendrán en la venidera 2ª RFEF.

En todo este tiempo, 66 fueron los conjuntos asturianos militantes en la categoría, en representación de 33 municipios, con Oviedo (10 equipos) a la cabeza, por delante de Avilés (6), Siero (6) y San Martín del Rey Aurelio (6). El caso sanmartiniego se explica por los vaivenes del honorífico de Sotrondio, desde el histórico Club Deportivo al actual Escuela Iniciación, pasando por el Unión Deportivo, que durante tres temporadas portó el escueto nombre de Rey Aurelio. En este apartado llama la atención que Gijón, municipio más poblado de Asturias, sólo se viera representado por cinco equipos (Sporting B, Gijón Industrial, Atlético La Camocha, Ceares y Roces).

En cuanto a presencia en la categoría, es líder destacado el Siero, con 37 temporadas (536 victorias, 1.854 goles), aunque el Caudal le supera tanto en partidos ganados (630) como en goles (1.923). Incluso el Langreo, con una docena de campañas menos, obtuvo más triunfos (541). De hecho, si el equipo del Hermanos Antuña es el mandamás incontestable por número de títulos (11), el del Ganzábal lo es por su enorme regularidad, pues en sus 25 temporadas nunca se clasificó por debajo del 5º puesto, lo que también convierte en paradójico que sólo haya campeonado en tres ocasiones. En este sentido, si no fuera porque estuvo durante más de dos décadas bajo el yugo de una propiedad de espanto, resultaría inexplicable que un club como el Real Avilés Industrial jamás obtuviera el título.

Por encima de la tradición de algunos clásicos (Gijón Industrial, Mosconia, Turón, Tuilla, Titánico…), otras formaciones que sobresalieron por estadística fueron Lealtad y Marino Luanco, que rozan el 50% de victorias. Lo llamativo del equipo de Villaviciosa es que llegó tarde a la categoría (1990-1991) y, sólo un año después, ya alzaba la copa de campeón, algo que logró media docena de veces.

Santos y Nuevo, los primeros goleadores de la Tercera

En el apartado individual, la memoria se ve agolpada por los nombres. En la evitación de goles, quién no recuerda a Ángel Mateos (Turón, Caudal, Santiago de Aller), Josito Viña (Real Avilés, Marino Luanco), Juan Carlos Pérez (Sporting Atlético, Caudal, Real Avilés Industrial), Toño Balán (Europa, Real Oviedo Aficionado, Mosconia, Praviano, Lealtad), Ricardo Rodríguez (Turón, Astur, Titánico, Siero…) o el todavía en activo Jesús Lastra, que ejerció 21 temporadas en la categoría, todas las de este siglo, defendiendo ocho escudos (Ribadesella, San Martín UD, Mosconia, Lealtad, Real Avilés Industrial, Gijón Industrial, Condal y Llanes).

Por lo que a los goleadores se refiere, la pauta comenzaron a marcarla dos arietes del extinto Real Avilés, Emilio “Santos” y Miguel Ángel Nuevo, que fueron principales artilleros de las dos primeras temporadas de la categoría. Una condición en la que les fueron sucediendo José Pulgar y Manolo Malcorne, cada uno con dos pichichis al servicio de San Martín y Siero, respectivamente.

Las dos últimas décadas del siglo XX estuvieron definidas por dos grandes delanteros. En los 80, el avilesino Juan Carlos González se hartó de golear para el Langreo, con el mérito de que uno de sus 5 pichichis (récord vigente) lo consiguió con la camiseta del Hispano, en este caso ex aequo con Pipi Rodríguez, también atacante del conjunto castrillonense.

En los 90, Miguel Vigón encabezada cuatro veces la tabla de realizadores, tres en favor del Lealtad y una, la de 1995-1996, con el Caudal, compartiendo trofeo con Rubén Uría, del Siero. Ya en este siglo, los galardones estuvieron más repartidos. El único que alcanzó 3 pichichis fue Armando Quesada, todos por el bien del Lealtad, y sólo dos jugadores más consiguieron repetir, el oviedista Diego Cervero (sus 35 dianas de la 2008-2009 es la mejor marca del período) y Chus Jiménez (Covadonga, Langreo).

A partir de ahora, el cuarto nivel del fútbol nacional mostrará cierta semejanza al de sus orígenes, cuando 120 equipos eran distribuidos en 6 grupos, por los 90 que contenderán en 5 desde el próximo septiembre. Desde su origen fue estirándose hasta convertirse en la amalgama de 18 grupos que conocimos en los últimos años y sólo el tiempo dirá si la nueva versión (2.ª RFEF) recorre o no parecido sendero.

Compartir el artículo

stats