Tragedia en el Rallye Villa de Llanes. Un piloto y un copiloto fallecieron hoy durante la celebración de la carrera. Se trata de los cántabros Jaime Gil, y Diego Calvo, que conducían un Seat Marbella. Según los primeros datos, los pilotos habrían perdido el control del vehículo en la zona del descenso del Fito, cuyo descenso por la cara norte es muy rápido y exigente. Gil y Calvo, que llevan años participando en rallyes, corrían para la escudería cántabra.

La Trazada Sport y llevaban el dorsal 131. El accidente sucedió en una curva de la carreter a AS-260 y al parecer el coche se quedó empotrado contra un guardarraíl. A la zona del accidente acudió la Guardia Civil.

Fallecen dos pilotos en el Rallye Villa de Llanes: este es el lugar del accidente

La prueba se ha suspendido por la gravedad de lo ocurrido a petición expresa del resto de pilotos, muy afectados por la pérdida de ambos pilotos. El fallecimiento se está investigando y ha llenado de consternación la zona del Oriente.

El Alcalde y la Corporación municipal del Ayuntamiento de Llanes, habiendo tenido conocimiento del desgraciado accidente ocurrido en uno de los tramos del Rallye Villa de Llanes, ha querido transmitir sus condolencias a sus familiares y amigos por tan lamentable pérdida. También, hacer llegar su ánimo a los miembros de la Escudería Villa de Llanes y a la gran familia del automovilismo en general.

Ayer se disputaron 3 tramos cronometrados, muy complicados por el asfalto y mojados en ciertas zonas. Se trata de la 44 edición de este rallye, que contaba con 270 inscritos. Hoy se disputaba la segunda etapa de la misma.

Minuto de silencio

Los participantes de la 44ª edición del Rally Villa de Llanes guardaron un minuto de silencio en memoria de los dos compañeros fallecidos durante uno de los tramos de la prueba automovilística, el piloto cántabro Jaime Gil y el copiloto vasco Diego Calvo, que sufrieron un accidente cuando bajaban L'Altu del Fitu.

Tras la notificación oficial de la suspensión del rally, coches y pilotos se dirigieron al parque cerrado para ser informados de lo sucedido e intentar digerir la trágica noticia arropados por el resto de la familia automovilística.

Fue allí donde la organización de la prueba reagrupó a todos los coches, en el parque cerrado La Talá, y donde, en torno a las cinco de la tarde, pilotos, copilotos y demás miembros de los equipos participantes guardaron un emotivo y respetuoso minuto de silencio en memoria de la pareja de deportistas fallecida.