Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un trampolín muy corto: las salidas que dejan huérfano al OCB

Frey es, tras Juanjo García y Swing, el tercer jugador que abandona el OCB durante el curso por su buen nivel y las baratas cláusulas de salida a las que obliga la endeblez económica del club

Por la izquierda, Juanjo García, Swing y Frey

El golpe no es nuevo, pero uno no termina de acostumbrarse a recibirlo. Harald Frey es el tercer jugador del Oviedo Baloncesto que abandona el club durante la temporada para buscar un futuro mejor, una vía que ya tomaron con anterioridad el ala-pivot dominicano Juan José García, en 2015, y el exterior estadounidense Jordan Swing, en 2016. Esos a mitad de curso. Los jugadores que la entidad no ha podido retener por el verano han sido muchos más. Es la consecuencia de una debilidad económica que le obliga a dejar puertas entreabiertas para la salida de los jugadores en las negociaciones de fichajes y renovaciones. La misma precariedad que se le presenta ahora para buscar recambio a Frey, que se estaba destapando como uno de los mejores jugadores de la LEB Oro.

El dominicano con pasaporte español Juan José García llegó a Asturias en el verano de 2014, al mismo tiempo que Ferrán Bassas y Álvaro Muñoz. Era una apuesta total del OCB, que lo había pescado en el Eurocolegio Casvi de Liga EBA. Allí había mostrado destellos de sus espectaculares condiciones físicas. Tras convertirse en imprescindible y promediar 10 puntos y 7 rebotes, el club carbayón ató su renovación para la campaña 2014-15, que no completaría.

El 5 de marzo de 2015, con el OCB inmerso en la lucha por entrar en los play-offs y con el mercado de fichajes ya cerrado en la LEB Oro, el Zaragoza llegó a un acuerdo con García y pagó su salida para incorporarlo a su equipo ACB. Pese a la mejora en su tiro exterior, el jugador no consiguió asentarse en la élite. Tras jugar cuatro temporadas en el Castelló, el pasado verano ejecutó su cláusula de rescisión para incorporarse al Aix Maurienne Savoie de la segunda francesa.

El Zaragoza volvió a pescar en aguas asturianas a la siguiente temporada, en esta ocasión al estadounidense Jordan Swing. Otra apuesta arriesgada del club, que lo había fichado de la segunda división australiana, se destapó como un anotador imparable en la segunda categoría del baloncesto español, en la que promediaba 17.8 puntos con unos porcentajes excelentes (60% en tiros de dos y 50% de tres) cuando optó por rescindir unilateralmente su contrato. Los aficionados de Pumarín todavía recuerdan su actuación ante el Coruña, con 42 puntos (8 de 9 en triples) y 48 créditos de valoración. El Zaragoza pagó su cláusula de rescisión. Tras unas breves etapas en Betis y Gipuzkoa y varias campañas en Israel, ahora mismo juega en el Soles de Mexicali.

La ACB o Alemania

A escasos días de que, tal y como acordaron ambas partes en verano, se triplicase la cláusula de rescisión de Harald Frey, el Gottingen realizó una transferencia al OCB para liberar al base noruego. Un jugador al que el club ovetense apostó por renovar en el convencimiento de que iba a mejorar sus prestaciones de la temporada pasada. La realidad ha superado las mejores expectativas: Frey no solamente era el líder estadístico de la plantilla (16 puntos y 4,7 asistencias por partido), sino el capitán en la pista. Cada vez que el equipo tenía problemas, el nórdico salía al rescate.

Sin embargo, el pacto de renovación incluía una cláusula barata de salida a la ACB o a la BBL, la primera división alemana, que es la que finalmente se ha llevado al jugador, que ayer se despidió de la afición por las redes sociales. Mientras, el OCB cuenta las escasas monedas con las que acude a buscar recambio a un mercado ya de por sí escaso.

Lezkano, resignado: “Hay que adaptarse”


El entrenador del Unicaja Banco Oviedo, Natxo Lezkano, hace de tripas corazón para asumir el palo. “Es un momento especialmente malo, pero tenemos que adaptarnos, esto puede pasar en el baloncesto profesional”, dice el técnico, que matiza que “no hay nada que reprocharle porque los contratos se han respetado y era difícil decir que no, el jugador lo ha hecho muy bien aquí a todos los niveles, el profesional y el personal. El agente ha decidido buscarle ofertas de trabajo aprovechando su buen momento”. Lezkano también tendrá que despedirse de Alberto Martín, que acaba contrato y del que alaba “su predisposición y su actitud, ahora mismo está entrenando con un golpe tremendo”.

Compartir el artículo

stats