Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: Localismos y forofismos

La reforma integral de El Molinón para ser sede del Mundial toma velocidad. Está por ver qué pasará cuando toque poner sobre la mesa los maravedíes y habrá que estar atentos a lo que hará el Principado, que algunos por Oviedo ya están vigilantes

Jony suple a Cristo en el Sporting-Ibiza ANGEL GONZALEZ

Recuperada la sonrisa en Gijón, aunque con muchos matices por eso de la guerra que dio el Ibiza, la mediación del VAR y los problemas del Sporting a la hora de generar fútbol e impedir el del rival, le toca medir su estado de forma al Oviedo de Bolo. El técnico, que está empezando a conocer cómo se las gastan por estas latitudes en comparación con la apacible Ponferrada, medita darle una vuelta al sistema. Aparece en el horizonte el 4-3-3 para sustituir al 4-4-2, al que algunos analistas de esto del "fúrgol" tachan de anticuado.

Algo deberá hacer el técnico vasco si no quiere que la grada y la nueva propiedad se retuerzan incómodos en la butaca. Además, están las matemáticas, que son muy cabezotas. Y es que, amiguinos y amiguinas, los azules llevan perdidos en su casa, que es donde se ganan títulos y se consiguen ascensos, ocho de los doce puntos disputados hasta la fecha. Por eso al Oviedo le hace falta recuperar fuera lo que está siendo incapaz de amarrar en casa.

Mientras, a 28 kilómetros, el asunto de la reforma integral de El Molinón para ser sede del Mundial toma velocidad, al menos en el Ayuntamiento. Está por ver qué pasará cuando toque poner sobre la mesa los maravedíes. Esa ya será otra historia. Y también habrá que estar atentos a lo que hará el Principado, que algunos por Oviedo ya están vigilantes. Lo de siempre, vamos, el localismo y el forofismo grabados a fuego en nuestro ADN, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats