25 de abril de 2011
25.04.2011

Finlandia, una encrucijada política y económica

«Sentí que los finlandeses se separaban de los valores que les identifican», dice el ovetense Juan Llaneza, residente en el país nórdico

25.04.2011 | 02:00
Juan José Llaneza, en Finlandia.

Oviedo, Marián MARTÍNEZ

¿Puede Finlandia poner en riesgo el rescate de Portugal? El partido Perussuomalaiset, traducido como Verdaderos Finlandeses, obtuvo en las últimas elecciones finlandesas el 19 por ciento de los votos, convirtiéndose en la tercera fuerza política del país. En Finlandia, el Parlamento debe aprobar la participación del país en el rescate, y el líder de Perussuomalaiset, Timo Soini, ha dicho que va a plantear el voto en contra. Un anuncio que se cobró las advertencias de la UE sobre las posibles «consecuencias» que esa postura puede tener en el futuro para el país nórdico.


El ovetense Juan José Llaneza reside desde hace casi una década en Finlandia, donde es director de grupo de desarrollo de negocio de Fjord, una de las mejores empresas del mundo en diseño de servicios digitales multicanal. Entre sus clientes figuran Nokia, Telefónica, BBC y BBVA. Llaneza explicó a LA NUEVA ESPAÑA, en conversación telefónica, qué está ocurriendo en aquel país nórdico.


«Hasta hace una semana, Finlandia era famosa por su impecable sistema educativo, por la igualdad de género y por su liderazgo en innovación tecnológica a nivel global. Tras el resultado de las elecciones, titulares de periódicos de todo el mundo anunciaban a viento y marea la fuerte subida de la ultraderecha en Finlandia. El Domingo de Ramos la increíble reputación de este país cambió radicalmente de un día para otro».


Llaneza afirma que «se avecinan tiempos de cambio en Finlandia. El crecimiento de las corrientes nacionalistas y antieuropeístas del partido de Timo Soini y la caída de Nokia en el mercado global de telecomunicaciones han llegado al país al mismo tiempo. Diversas fuentes hablan de que los despidos en el gigante finlandés Nokia podrían alcanzar a 6.000 personas y a más 30.000 personas en el ecosistema de proveedores».


El ascenso del Perussuomalaiset, que tiene preocupada a toda la UE, se ha basado en que «ha sabido sacar petróleo del panorama político finlandés y de un electorado cansado de un siempre más de lo mismo», explicó Llaneza.


El alto ejecutivo ovetense niega que en Finlandia se vea este partido como ultraderechista, «como han publicado la prensa española y europea. Al contrario, Perussuomalaiset es de izquierdas, orientado a una clase media baja, y con un claro carácter populista, antieuropeísta y nacionalista. Es bastante más moderado de lo que la prensa española lo ha pintado y tiene un discurso llano y sencillo, para que la gente lo entienda».


Timo Soini, continúa explicando Llaneza, ya afirmó que en caso de pactar lo hará con los socialdemócratas para tener mayoría en el Parlamento, y no con el partido de derecha moderada que gobernaba hasta las últimas elecciones.


Y ¿por qué se niega a apoyar el rescate de Portugal? «Porque ha puesto voz a lo que piensan muchos finlandeses, que entienden que lo que le ha pasado a Grecia, a Irlanda y ahora a Portugal se debe a que dejaron que la economía avanzase hacia el peligro sin tomar medidas, y se preguntan por qué ahora tiene que pagar Finlandia lo que otros no hicieron bien», explicó Llaneza.


La aportación de los países al plan de rescate europeo se realiza en función del tamaño. En el fondo actual de 440.000 millones que aportan la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) Finlandia representa el 1,8%, unos 7.000 millones de euros. En el caso de España son 52.300 millones.


El alto ejecutivo ovetense no oculta su decepción y expectación de cara al futuro. «Siempre he sido un embajador en el mundo tanto de Asturias como de Finlandia, porque siempre me he sentido profundamente identificado con los valores del pueblo finlandés. El pasado domingo sentí por primera vez que este país se separaba de ellos y de la semilla de su éxito. Han llegado tiempos de cambio y Finlandia parece echar el cerrojo al exterior en su peor momento. En el momento que Nokia, empresa que representa casi el 10% del PIB de este país, empieza a hacer aguas por todas partes. En los próximos años entenderemos mejor qué ocurrió en las últimas elecciones y veremos si los movimientos antieuropeístas y nacionalistas crecen o si se trató de un voto de protesta».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35