Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las dificultades y desafíos del sector fabril

El estatuto de la industria electrointensiva beneficiará más a Cataluña que a Asturias

El plan del Gobierno de Pedro Sánchez hará que se triplique el número de empresas catalanas con ayudas para abaratar el precio de la luz

El estatuto de la industria electrointensiva beneficiará más a Cataluña que a Asturias

El estatuto de la industria electrointensiva beneficiará más a Cataluña que a Asturias Mara Villamuza

El Estatuto de Consumidores Electrointensivos, el instrumento que el Gobierno de Pedro Sánchez presenta como un salvavidas para mantener a flote a la gran industria de regiones como Asturias o Galicia, beneficiará sobre todo a Cataluña. Con el nuevo Estatuto, y si no hay cambios finales en su redacción,

Las industrias que pueden optar a las retribuciones del servicio de interrumpibilidad -el principal mecanismo que hasta ahora tenían las empresas electrointensivas para abaratar el recibo de la luz a cambio de estar dispuestas a reducir el consumo si el sistema los requería- no coinciden con las que cumplen con las características de consumo para poder acogerse al futuro Estatuto de Consumidores Electrointensivos que el Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez pretende aprobar en el momento en el que se forme el nuevo Gobierno. El nuevo marco -que establece que los consumidores deberán estar conectados en alta tensión, disponer de un contrato de acceso a red aplicando una tarifa que diferencie seis periodos tarifarios con la correspondiente empresa distribuidora y unos determinados consumos- es menos restrictivo que el que había para optar a las subastas de interrumpibilidad, en las que pujaron grandes industrias radicadas en Asturias como ArcelorMittal, Asturiana de Zinc o la antigua Alcoa y que hasta este año tenían prácticamente garantizada una alta retribución al ser de las pocas con capacidad para optar a los desaparecidos bloques de interrumpibilidad de 40 MW (en la subasta para el primer semestre de 2020 sólo hubo bloques de 5 MW, lo que hizo que se hundieran las retribuciones y que las asociaciones empresariales tildaran de "tragedia" el resultado).

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) elaboró un informe sobre el proyecto de real decreto por el que se regula el Estatuto de Consumidores Electrointensivos y en él se comparan los suministros industriales interrumpibles con los suministros con posibilidad de ser considerados electrointensivos en el futuro Estatuto. Los primeros son 119 (con unos consumos totales de 29.088 GWh) y los segundos aumentan a 276 (con unos consumos acogidos a ayudas de 47.198 GWh). Por comunidades, sólo Cataluña logra triplicar el número de beneficiarios (al pasar de 16 a 48) y sus consumos pasan de 3.270 a 7.726 GWh. Cataluña será la comunidad con más industrias beneficiadas y la segunda con más consumo eléctrico acogido a ayudas, sólo por debajo de Galicia. Esta comunidad, que tiene el mayor consumidor de electricidad de España (la planta de Alcoa en San Ciprián) pasa de 13 a 18 industrias beneficiadas y su consumo de 7.267 a 7.974 GWh. Cataluña sí logra rebasar en consumo a Asturias, que tiene pocas industrias beneficiadas pero las que estaban incluidas en el sistema de interrumpibilidad tenían el consumo medio más alto de España. Con el Estatuto, el Principado pasa de 6 a 13 industrias beneficiarias pero el consumo eléctrico acogido a ayudas sólo aumenta de 5.778 a 6.186 GWh. Junto a Cataluña, la comunidad que sale más reforzada con el Estatuto es Andalucía, que pasa de 18 a 44 industrias beneficiarias y de unos consumos eléctricos acogidos a ayudas de 2.899 a 6.284 GWh, por encima de los de Asturias.

El Estatuto de Consumidores Electrointensivos aspira, según el Gobierno de Pedro Sánchez, a impulsar la competitividad de la industria española, lastrada por costes energéticos superiores a los de sus principales competidores europeos: Alemania y Francia.

En el primer borrador, el Estatuto recogía mecanismos de apoyo a las industrias como compensaciones de costes de emisiones de CO2 (ya existentes), reducción de la financiación de los pagos por capacidad, exención de los pagos por interrumpibilidad, revisión de los coeficientes de pérdidas y fomento de la contratación bilateral de suministro de electricidad a largo plazo con cobertura de riesgos.

Sin embargo, tras consultar a la CNMC y a las autoridades europeas, el Gobierno ha decidido introducir cambios en el Estatuto y en su última comunicación oficial (en respuesta a una pregunta parlamentaria presentada por Ciudadanos) señaló que se eliminaban las reducciones y exenciones en los pagos por capacidad e interrumpibilidad y, a cambio, se introducirían mecanismos de compensación en los costes de financiación de apoyo para la electricidad procedente de las fuentes renovables y de las instalaciones de cogeneración, y de los extracostes de los territorios extrapeninsulares. Todo ello con el objetivo de abaratar el recibido de la electricidad de las industrias.

El Estatuto, anunciado en 2018 y que debería haberse aprobado hace más de medio año, está pendiente del Dictamen del Consejo de Estado. El Ejecutivo en funciones asegura que no puede aprobarse hasta que se forme un nuevo Gobierno.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats