14 de enero de 2020
14.01.2020

Sale la primera producción de coque de las nuevas baterías de ArcelorMittal en Gijón

A partir de ahora la operación se producirá de forma permanente cada 16 horas y media

14.01.2020 | 20:55
Sale la primera producción de coque de las nuevas baterías de ArcelorMittal en Gijón

Arcelor-Mittal realizó a las 15.20 horas de hoy la obtención del primer coque en la factoría de Gijón desde hace seis años, con el deshornado del primero de los 45 hornos de la batería número uno al que siguió el del resto. A partir de ahora la operación se producirá de forma permanente cada 16 horas y media. En el segundo trimestre se pondrá en actividad la segunda batería, con otros 45 hornos.

Los 45 hornos de la reconstruida batería de coque número 1 de Gijón recibieron ayer, pasadas las 11.00 horas, la primera carga de carbón y hoy al mediodía ha salido la primera producción de coque que se utilizará como combustible en los hornos altos de Veriña, según señalaron fuentes de ArcelorMittal. La siderurgia asturiana recupera su carácter integral después del cierre de las baterías de Avilés en octubre del pasado año y Gijón concentra toda la actividad de cabecera (baterías, sínter y hornos altos donde se produce el arrabio que alimenta las acerías) y su empleo. Pero además, el arranque de las baterías tiene otros efectos no menores: se reduce la dependencia exterior de la siderurgia asturiana (el coque dejará de traerse en su totalidad de Polonia), se rebajan las emisiones contaminantes con respecto a las viejas baterías de la región, se reduce el trasiego de combustible al situarse las baterías a pie de horno alto y se incrementan las posibilidades de aprovechamientos de los gases excedentes para reducir la factura eléctrica de los talleres y avanzar en la descarbonización.

El efecto se completará la próxima primavera, cuando comience a funcionar la batería número 2, con otros 45 hornos. Entonces se alcanzará una capacidad de producción de coque de 1,1 millones de toneladas al año, cerca de los 1,3 millones de consumo máximo que pueden alcanzar los hornos altos de Gijón a pleno rendimiento, un techo que se podrá bajar con los planes de inyección de gas de coque previstos en los hornos altos y que rebajarán el consumo de combustible sólido. Una inversión de más de 100 millones de euros ha permitido a la siderurgia asturiana volver a producir coque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35