Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El límite al gas bajará la luz un 30%, pero seguirá siendo más cara que el pasado año

La media empezará a notarse en junio en el 37% de los los hogares y en el 70% de las industrias, incluidas las grandes fábricas asturianas

Blue flames of gas burning from a kitchen gas stove

El Gobierno interviene el mercado eléctrico. En un Consejo de Ministros extraordinario se aprobó el mecanismo para limitar el precio del gas destinado a producir electricidad para abaratar la factura de la luz un 30% con respecto a los primeros cuatro meses del año, lo que no impedirá que siga siendo más cara que el pasado año. Se ejecuta, así, la llamada “excepción ibérica” autorizada por el Consejo Europeo para tratar de frenar la histórica escalada del precio de los últimos meses. Los consumidores no notarán su efecto de forma inmediata. Se necesita todavía el aval de Bruselas y unos trámites técnicos que dilatarán su entrada en funcionamiento hasta junio. La medida incluye una reforma del diseño de la tarifa regulada PVPC a principios del año que viene, según el acuerdo con Bruselas.

“La única electricidad que se va a pagar al coste del gas es la generada por gas natural, evitamos por tanto el efecto contagio del resto de tecnologías. Esto supone una reducción de los beneficios extraordinarios de la eléctricas y mejora el precio del 37% de los consumidores domésticos y del 70% de los industriales”, explicó una sonriente vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Mercado mayorista

219

euros el MW-hora

Precio medio durante el primer cuatrimestre de este año.

130

euros el MW-hora

Precio medio duante un año con la aplicación de límite al precio del gas

111

euros el MW-hora

Precio medio del mercado mayorista registrado durante el pasado año.  

¿A cuánto se limitará el precio del gas para la producción eléctrica?.

El límite se iniciará en 40 euros por megavatio-hora durante seis meses e irá creciendo “mes a mes” en 5 euros por megavatio-hora a partir de entonces hasta alcanzar los 70 euros por megavatio-hora “para que haya una convergencia a la normalidad”. Así se obtiene un promedio durante el periodo de 48,8 euros por megavatio-hora de gas. De esta forma, el precio de la electricidad en el mercado mayorista caerá de forma importante hasta los 130 euros por megavatio-hora según Ribera, muy por debajo de los 219,19 euros en los que se ha instalado en el primer cuatrimestre del año, pero aún por encima de los 111,90 euros de 2021 y muy por encima de los 47,68 euros de 2019.

¿Cuánto bajará el recibo de los consumidores?

La vicepresidenta no ha dado una estimación sobre el precio de la factura, aunque en ocasiones anteriores había hablado de una rebaja del 30% para los consumidores domésticos con tarifa PVPC y para los industriales, y ha asegurado que también notarán la rebaja los usuarios del mercado libre, según renueven con su comercializadora porque la referencia de precios del mercado será más baja. Según estimaciones realizadas a partir de los datos de OMIE y de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el primer mes con el límite en vigor en 40 euros un usuario doméstico medio con tarifa PVPC podría pagar la mitad que en el recibo de marzo, el mes con el precio más caro de la historia.

¿Cuándo empezarán a notarse los efectos de la medida?

El tope ha sido aprobado de forma simultánea por los Ejecutivos español y portugués. Y una vez que los dos Gobiernos han dado su visto bueno, el mecanismo se remitirá “inmediatamente” a la Comisión Europea, que “debe adoptar una decisión del colegio de comisarios para hacer efectiva su aplicación”. Su entrada en vigor se producirá al día siguiente de la publicación en el BOE que “en principio se producirá este sábado”, según informó Ribera. Aunque habrá que esperar a que la Comisión Europea adopte formalmente el respaldo a la norma a través del acuerdo del colegio de comisarios. “Es posible que la aprobación formal de la Comisión Europea lleva una semana, diez días o dos semanas”, añadió Ribera. En paralelo, las compañías eléctricas disponen de 5 días hábiles para presentar sus contratos con los clientes y otros 7 días posteriores de adaptación de los sistemas. “El plazo efectivo y último será el más tardío de los dos, esos 12 días o la autorización formal de la Comisión Europea”, explicaron fuentes ministeriales. Es decir, como pronto hasta primeros de junio esta medida no podrá empezar a tener efectos en el recibo. Inicialmente lo notarán los hogares con tarifa regulada, que son el 37% del total, y el 70% de las industrias, incluidas las grandes fábricas electrointensivas asturianas, que tienen vinculadas sus facturas al mercado mayorista.

¿Se reducen los beneficios de las eléctricas?

La diferencia entre el precio del límite (esos entre 40 y 50 euros durante el periodo) y el precio real del gas (en estos momentos casi 80 euros) será asumida por los consumidores. En gran medida por los consumidores del mercado regulado (unos 10 millones) que serán los que se beneficien de la rebaja de precios en primera instancia y serán los que asuman esa compensación. Los usuarios del mercado libre con contratos a precio fijo inferiores a un año irán incorporándose al mecanismo conforme tengan que renovar sus tarifas. “Por primera vez no pagan los mismos. Una situación como esta habitualmente se ha saldado por la aportación de los Presupuestos Generales del Estado. Pensemos en la crisis financiera, en la crisis inmobiliaria.... Esta vez no es así”, indicó Ribera. El Gobierno defiende que serán las compañías eléctricas las que paguen este mecanismo al reducir sus “beneficios extraordinarios”, pero estas defienden que no les afectará a sus cuentas. “Lo que estimamos es que al reducir el precio medio marginal del mercado eléctrico hay reducción de las rentas de esas centrales que no fijan el precio y eso tendrá efecto de traslación de los mercados a plazo (...) e impactará en los beneficios de las eléctricas”, indican fuentes ministeriales, que no descartan un aluvión de demandas. “Estamos acostumbrados a que todas las normas se acaben recurriendo, pero nos da mucha tranquilidad contar con el visto bueno de Bruselas”, añadieron estas fuentes.

¿Habrá que reformar la tarifa regulada?

Desde el Gobierno reconocen que el mecanismo ha ido “evolucionando” como consecuencia del proceso de discusión de la Comisión Europea desde que España dio la voz de alarma el verano pasado sobre la necesidad de un cambio de modelo de fijación de precios en el mercado eléctrico y sobre todo desde que el viernes 25 de marzo consiguió la autorización del Consejo Europeo a la denominada “excepción ibérica”. En esas negociaciones se resolvió que el mecanismo durará doce meses con la condición de que después se realizara una reforma del PVPC y así se incorpora en la carta de conformidad que recibió el Ejecutivo para poder aprobar esta norma. En este sentido, el Real Decreto-ley incluye el mandato para que el Ejecutivo modifique antes del 1 de octubre la metodología de cálculo del PVPC para incorporar referencias basadas en una cesta de productos a plazo y del mercado diario e intradiario. De esta forma, por un lado se da estabilidad al precio del mercado mayorista y, por otro, se da liquidez al mercado, al habilitar a las renovables del RECORE para que no tengan que pasar por el mercado y puedan vender su energía directamente a las comercializadoras. Se prevé que el nuevo PVPC empiece a aplicarse desde el inicio de 2023.

Precio de la luz hoy

Precio ahora

Precio más bajo del día

Precio medio del día

Precio más alto del día

Precio de la luz por horas hoy

Precio del KWh por horas hoy

Precio por debajo de la media diaria
Entre las 5 horas más baratas
Precio por encima de la media diaria
Entre las 5 horas más caras

Compartir el artículo

stats